Menú Cerrar

Categoría: coaching

Perseguir

Los músculos deben experimentar tensión para fortalecerse y crecer. El carácter de las personas se fortalece bajo presión. El cuerpo de los adolescentes sufre de dolores por el crecimiento acelerado que se da durante esa etapa.

La reacción natural del ser humano antes estas “incomodidades” es huir, evitar. Nadie quiere sentir ningún tipo de dolor estrés o tensión. Esta es precisamente la razón por la cual muy pocas personas logran lo que realmente quieren en la vida. No están dispuestas a pagar el precio.

El estrés es un ingrediente necesario para el crecimiento. Sin importar si es en el ámbito físico, espiritual o mental, no habrá progreso sin resistencia. Es imposible crecer mientras se siga huyendo.

Pero siempre hay buenas noticias. Puede ser que en el momento no se sienta bien pero la recompensa es grande. Es posible aprender a ver la tensión, la resistencia y la adversidad como señales que indican un camino de crecimiento. Con el tiempo se puede reprogramar el cerebro para que quiera —siempre de una manera moderada y sana— buscar situaciones difíciles que traerán crecimiento.

El secreto para tener la vida con que se sueña empieza por perseguir un poco de incomodidad cada día. Deja de huir.

Presta atención, tu vida depende ello

“¿Cómo sería tu vida si todo lo que haces lo hicieras cómo si tu vida dependiera de ello?”, me preguntó frente al lago aquel amigo. Esto ya fue varios años atrás. Al día de hoy sigo pensando en aquella pregunta. No hay nada mejor que una buena pregunta para sentarse a reflexionar y eventualmente encontrar como crecer.

Después de la conversación que tuvimos a raíz de esta pregunta, me quedó muy claro que él no se refería a aquellas cosas que son “trascendentales” en la vida. Se refería a las actividades cotidianas, a las pequeñas cosas que muchas veces hacemos sin siquiera darnos cuenta que las estamos haciendo.

La pregunta está diseñada para ayudarnos a reflexionar sobre como “construimos” nuestras vidas. “Construir” nuestra vida no es nada más que ir sumando todas las acciones que hacemos y las decisiones que tomamos en cada minuto de cada día. ¿Cómo sería tu vida si todo lo que haces lo hicieras como si tu vida dependiera de ello?

¿Cómo sería mi vida si mi vida dependiera de despertarme a la hora que dije que lo iba a hacer? ¿Cómo serían los artículos que escribo si mi vida dependiera de escribirlos lo mejor que puedo? ¿Cómo sería mi empresa si mi vida dependiera de ser el mejor CEO que puedo ser? ¿Cómo sería mi familia si mi vida dependiera de ser el mejor esposo / padre que puedo ser? ¿Cómo sería cada interacción que tengo con otras personas si mi vida dependiera de ser lo más generoso y compasivo que puedo ser? ¿Cómo serían las reuniones que lidero si mi vida dependiera de liderar las mejores reuniones que puedo liderar?Inserte sus propias preguntas acá…

Responder estas preguntas puede ser duro pero la recompensa es grande. Para arrancar, podemos empezar a ver destellos de lo majestuosa que pudiera ser nuestra vida si tan solo nos comprometiéramos a dar todo lo que somos en todo momento. Nos ayuda a construir una visión clara de la vida que quisiéramos un día alcanzar.

Luego, las respuestas que damos nos ayudan a ver donde estamos realmente en contraste a en donde quisiéramos estar. Evidencian lo muy poco que a veces nos esforzamos por construir las vidas que queremos llegar a tener. Nos dejan claro que mucho de lo que no hemos logrado es por la falta de compromiso que tenemos. Esto puede ser muy doloroso pero resulta muy útil. No se puede llegar a donde se quiere ir sin antes saber desde donde se está empezando a caminar.

Presta atención a los pequeños detalles de tu vida. Cada acción suma y te acerca o te aleja de lo que quieres lograr. Todas las decisiones que tomes, sin importar cuan pequeñas parezcan, te definen como persona. Procura siempre actuar con excelencia.

Finalmente no olvides preguntarte, ¿cómo haría esto que estoy a punto de hacer si mi vida dependiera de ello? La realidad es que tu vida si depende de ello.

Detector de emociones

El cuerpo está tenso. La respiración es agitada, las pupilas están muy dilatadas y el pulso es acelerado. Todos estos son indicadores que apuntan a que la persona puede estar experimentando alguna emoción intensa.

Estos cambios en la fisionomía pueden durar días, semanas y hasta meses antes de que la persona se llegue a dar cuenta que están siendo generados en respuesta a su estado emocional.

Puede ser la falta de conciencia, o el miedo a sentir, en realidad no sabría decir por qué, pero las personas estamos más desconectadas de nuestras emociones que nunca. Claro, la pandemia y el tiempo en casa están retando esta condición.

Llega un momento en el que sin el habitual escape y las distracciones de la acelerada vida que llevábamos no nos queda más remedio que sentarnos, pensar y sentir.

Poco a poco la sensibilidad va regresando y nos vamos familiarizando con ese extraño estado de estar presentes con lo que estamos sintiendo. Al principio puede ser incómodo, en especial si las emociones que se están experimentando son negativas; también la incomodidad puede estar presente con emociones positivas.

Sentir no es malo. Es lo más natural que hay. Y se debe recordar que cada emoción que se experimenta siempre está diciendo algo. Hay que aprender a escuchar y perder al miedo a sentir.

Recuerda, sentir es sentir. No se pueden reprimir las emociones negativas y luego querer vivir plenamente las emociones positivas. No funciona así. Para poder experimentar plenamente las emociones positivas hay que estar dispuestos a sentarse y sentir plenamente las negativas.

Para sentirse realmente vivo el único camino que hay es ser un detector de emociones. Hay que desaprender todo lo que hemos aprendido acerca de protegernos, ser vulnerables y volver a sentir.

No esperes naranjas si estás sembrando manzanas

El pasado viernes, muy temprano por la mañana, grabé un episodio de mi Podcast Conceptos. Lo que más me gusta de el Podcast son los pedacitos de oro que dejan las conversaciones que se graban. El episodio de esta semana excedió las expectativas.

La conversación fue acerca del entrenamiento mental y la importancia de nuestros pensamientos. «Manolo, una persona no puede esperar tener resultados positivos si está teniendo pensamientos negativos.», me dijo Stephanie. «Es cómo estar sembrando semillas de manzana y luego esperar tener arboles de naranja».

Hace tanto sentido cuando uno lo ve así. Pero la mayor parte del tiempo simplemente no estamos conscientes de nuestros pensamientos. «Una persona tiene aproximadamente 90,000 pensamientos al día.», afirmó Stephanie. Me resulta impresionante lo poco conscientes que estamos de la mayoría de esos pensamientos –al menos sé que en mi caso es así–.

El primer paso es poder estar conscientes de qué tipo de pensamientos estamos teniendo. El segundo paso es tener claramente definido el objetivo que queremos lograr. El tercer paso es asegurarnos que los pensamientos que estamos teniendo nos conduzcan a los objetivos que queremos lograr. De lo contrario, estaremos sembrando manzanas y esperando tener naranjas.

Hoy descubrí que tengo un muy mal hábito que debo romper

Hace dos semanas que se pidió que se use mascarilla para salir decidí -sin nunca haber corrido con mascarilla- que NO iba a correr hasta que esto cambiara por qué «es imposible correr con mascarilla». Entré en un estado de negación tremendo, un tipo de berrinche que ni siquiera me di cuenta que estaba haciendo hasta hoy.

Hoy por la mañana, por pura desesperación, salí a correr. «Esto no está tan mal», me escuché decir, «que bien que salí hoy». Y fue en ese momento durante el tercer kilómetro de mi ruta que me di cuenta que tengo un muy mal hábito que debo romper. No podía entender cómo era posible que estaba disfrutando correr con mascarilla.

Ahora les cuento otra historia muy parecida para terminar de ilustrar el punto. Hace 3 semanas se acabaron los suplementos que toma mi hijo. Los compro normalmente en Amazon. «Bueno, el courier no está funcionando, voy a ver si los consigo acá en Guatemala», me dije, «y si no los pido cuando termine la cuarentena». Otro estado de negación, otro berrinche.

Hace una semana, por alguna razón que no puedo identificar, llamé al courier para preguntar si estaban trabajando. «Por supuesto que si señor», escuché del otro lado de la línea, «tenemos uno o dos días de retraso pero si estamos operando». Vaya sorpresa la que me llevé! Los suplementos vinieron ayer.

Y así he estado identificando muchas otras situaciones en donde reacciono de la misma manera: asumo que algo es de cierta manera que no me va a permitir lograr lo que quiero sin ni siquiera tomarme la molestia de validar si es cierto o no.

¿Cual es el mal hábito que tengo que debo romper? A veces darme por vencido antes de tiempo sin por lo menos evaluar si la batalla se puede ganar.

Moraleja de la historia, no te des por vencido antes de tiempo. Primero entiende ante que estás luchando y nunca asumas que algo no se puede hacer, especialmente cuando ya has logrado tantas cosas imposibles en tu vida.

El permiso necesario para cambiar

Cuando una persona quiere trabajar con alguien más para modificar algún comportamiento, lo primero que debe hacer es obtener permiso para hacerlo.

Obtener este permiso es muy importante por qué las personas confundimos lo que hacemos con lo que somos. Si estamos tratando de cambiar el comportamiento de alguien sin obtener su consentimiento probablemente obtendremos una reacción defensiva.

Es natural. Que alguien más nos pida que cambiemos la manera en que hacemos algo muy fácilmente puede ser interpretado como un ataque personal. Al fin y al cabo, si creo que soy lo que hago y me piden que cambie lo que estoy haciendo, de alguna manera me están pidiendo que cambie quien soy. Buena suerte!

Pedir permiso es simbólico. Lo que realmente queremos con pedir permiso es lograr que la otra persona este abierta al cambio. Que esté en el mismo plano que nosotros y sienta que estamos de su lado. El permiso es un convenio entre ambos que dice: «vamos a trabajar juntos para ayudarte a mejorar.»

Este consentimiento es extremadamente poderoso y da muy buenos resultados. Especialmente cuando la persona con que estamos trabajando somos nosotros mismos.

Ve adelante y date hoy mismo ese permiso que tanto estás buscando para cambiar.

Para que ver hacía atrás y para que ver hacia adelante

Durante esta época en la que todos tenemos más tiempo, es natural que estemos pensando más. Es esperado que nuestra mente esté constantemente viendo hacía atrás o hacia adelante. Es muy difícil estar en el ahora.

Que decide hacer una persona con sus pensamientos que van al pasado define de gran manera la calidad del futuro que puede construir para si misma. Veamos algunas opciones que encontramos en el pasado:

  • Lamentarnos de algo que ocurrió (que por el hecho de estar en el pasado ya no se puede cambiar) ⬇
  • Cargar con la culpa o estar culpando a alguien más por lo que sucedió. ⬇
  • Desear que lo que ocurrió nunca hubiera pasado. ⬇
  • Querer que las cosas que sucedieron no hubieran creado la situación actual. ⬇
  • Entendimiento y aprendizaje. Estas son las dos únicas razones productivas para pasar tiempo en el pasado: Aprender de lo que ocurrió y entender los detalles de la situación para poder corregirla lo más que podamos y evitar que algo parecido vuelva a suceder. ⬆

Ahora el otro lado de la moneda, los pensamientos que se van hacía el adelante. Que decide un persona hacer con estos pensamientos determina el grado de preparación y capacidad de reacción que tendrá ante los eventos que están por venir. Algunas de la opciones acá son:

  • Imaginar el peor escenario posible, generar miedo. ⬇
  • Sentirse abrumado(a) por la incertidumbre de todo lo que puede pasar. ⬇
  • Enfocarse en elementos que están fuera de su control. ⬇
  • Datre por vencido(a) prematuramente al imaginar resultados negativos posibles. ⬇
  • Buscar y encontrar oportunidades escondidas para poder tomar ventaja de ellas antes que los demás y así lograr los objetivos deseados. ⬆

Creo que en ambos casos está claro, muy claro, para qué ver hacía atrás (buscar entendimiento y aprendizaje) y para que ver hacia adelante (encontrar oportunidades). Todo lo demás es pura perdida de tiempo.

El riesgo y las limitantes de vivir engañados

El mundo en que vivimos es complejo. Extremadamente complejo. La realidad que nos rodea es tan vasta que al compararla contra nuestra limitada capacidad sensorial y mental como seres humanos no tenemos chance de poder descifrar con certeza lo que ocurre a nuestro alrededor.

Poder reconocer esto como cierto y aceptarlo «de todo corazón» requiere mucha humildad. Y no solo requiere de humildad, requiere de mucho valor pues el aceptar que no podemos descifrar la mayoría de cosas que ocurren a nuestro alrededor necesariamente implica que no tenemos tanto control sobre lo que creemos que va a pasar como quisiéramos.

En fin, digo todo como esto preámbulo para poderles argumentar lo importante que es realmente entender, a lo mejor de nuestras capacidades, la verdadera relación causa efecto detrás de lo que pasa a nuestro alrededor.

El no detenernos a entender realmente la causa de algo y comprender los principios básicos de como funciona limita necesariamente nuestra capacidad de poder resolver un problema o lograr nuestro objetivo deseado. ¿Por qué? Veamos un ejemplo.

Imaginemos que se nos pide que resolvamos el grave problema que existe de que muchas personas están muriendo ahogadas y se nos da una montaña de datos para que entendamos el problema. Después de mucho análisis de datos y estudio llegamos a encontrar, como ocurrió realmente en Estados Unidos, que el dato con mayor correlación a la cantidad de incidentes de ahogo en el agua que existe es la venta de helado.

Veamos la siguiente gráfica tomada de un caso de la vida real.

Relación entre ventas de helado e incidentes de personas ahogadas

La correlación es extremadamente fuerte. La gráfica índica certeramente que mientras más helado se vende, más personas mueren ahogadas. Y es acá en donde empieza el verdadero trabajo de sobrellevar nuestras limitantes, nuestras nociones preconcebidas y realmente tratar de entender de fondo el problema.

Ya tenemos la data. Ahora la pregunta que nos toca responder es ¿Por qué demonios vender más helado está causando más muertes de personas ahogadas? Estimado lector, si ya leíste hasta acá, te invito a parar, pensar y buscar una respuesta a esta pregunta antes de seguir leyendo y ver la respuesta.

Claro, hay una correlación directa entre la cantidad de helado que se vende y la cantidad de personas que mueren ahogadas. Es un hecho innegable dada la data. Pero estamos engañados ya que la correlación no siempre implica causalidad. Si seguimos pensando y tratando de entender los principios básicos encontraremos nuestra respuesta.

La respuesta es el verano y el calor. Qué es lo que realmente sucede que tanto nos cuesta ver: cuando es verano y hace mucho calor, las personas comemos más helado que cuando hace frío. Al mismo tiempo las personas también tendemos a visitar com más frecuencia el mar, piscinas, etc. para refrescarnos y es ahí donde morimos ahogados. Es más, si vemos detenidamente la gráfica de arriba podemos ver que el incremento de ambos fenómenos se da justamente en los meses de verano en Estados Unidos.

Una vez que lo podemos ver se vuelve tan obvio que casi da risa. Ahora la pregunta con qué los quiero dejar es cuántos «veranos» no están viendo en su vida y están gastando cientos de horas y esfuerzo en tratar de resolver algo que aún no han logrado comprender realmente?

Y ese es el riego y la limitante de vivir engañados creyendo que algo funciona de una manera que realmente no es la verdadera: Que no podemos accionar sobre la situación por qué no entendemos que botones empujar para influenciarla en la dirección que queremos.

Obviamente así no llegaremos muy lejos así que los invito a todos a ser más humildes y aceptar que no podemos controlar todo para así poder entender un poco mejor la compleja realidad en la que vivimos.

Todo requiere tiempo

Ya sea que nos sentemos a contemplar maravillados la formación del universo o que estemos evaluando cualquier cosa relevante que hallamos logrado en nuestras vidas, se vuelve evidente que estas cosas llevan tiempo.

Lo mismo sucede con eventos de menor magnitud: la llegada del fin de semana, ver una serie, completar un reporte, escribir este post, etc. Si tenemos la claridad de verlo así, TODO lleva tiempo. Nada en este universo ocurre sin el paso del tiempo.

Y sin embargo morimos de ansiedad queriendo que todo pase ahora. Nos desvivimos por aquel problema al que no le vemos solución o fin y lo único en que podemos pensar es en que queremos que termine AHORA! Estamos en el trabajo y queremos estar en la casa. Estamos en la casa y queremos estar en el trabajo. Y así en todo momento.

Pareciese que tenemos la infinita capacidad de olvidar nuestras experiencias que nos dicen una y otra vez que todo va a pasar (tanto lo bueno cómo lo malo). Esta manera de ver el mundo tiene 2 efectos muy grandes en nuestras vidas:

  1. No nos permitimos disfrutar y vivir el momento al máximo. Esto nos lleva a vivir vidas superficiales y llenas de ansiedad.
  2. No nos damos el tiempo necesario de meditar y reflexionar sobre lo que realmente está sucediendo, previniéndonos así de encontrar las mejores opciones que realmente puedan tener un impacto positivo en nuestra calidad de vida.

Así que hoy recordemos que tenemos tiempo. Si tan solo aprendemos a disfrutar del momento y contemplar de cerca lo que estamos viviendo ahora podremos vivir un ahora mucho más rico y tener un mañana mucho más próspero. No corras.

3 preguntas mágicas para mejorar cualquier situación

El mundo en el que vivimos es my complejo. No resulta difícil pensar en qué todas las personas del mundo en algún momento u otro afrontan situaciones difíciles. Es muy probable que la mayoría de estas situaciones difíciles involucren otras personas, así que poder tener conversaciones profundas puede resultar muy útil.

Jerry Collona (@jerrycolonna) es un coach ejecutivo y de liderazgo quien fundó reboot.io, la empresa con que ofrece estos servicios al mundo. Jerry propone hacerse las siguientes 3 preguntas al momento de estar en una situación difícil con otra persona.

  1. ¿Qué no estoy diciendo que debe ser dicho? Esta pregunta inicial nos lleva a reflexionar sobre cuál es el miedo que está evitando solucionar la situación. Al poder identificar aquello que sabemos que debemos decir pero no lo estamos haciendo, inmediatamente ya estamos en una mucho mejor posición de poder resolver el problema.
  2. ¿Qué se está diciendo que no estoy escuchando? Para mí, esta pregunta no se debe tomar literal. Creo que se refiere a que está pasando en el mundo o que me están tratando de comunicar que no estoy pudiendo ver. Es cuestionarnos que no estamos viendo / escuchando. Nos invita a prestar más atención y «leer entre líneas» para realmente comprender que es lo que está sucediendo y cual es la causa de raíz del problema que aún no hemos podido identificar.
  3. ¿Qué estoy diciendo que no está siendo escuchado? Similar pero muy diferente a la pregunta anterior. El propósito de esta pregunta es cuestionarnos como estamos transmitiendo información importante y llamarnos a evaluar si la otra personas está recibiendo el mensaje correcto. Nos lleva a evaluar cómo estamos diciendo las cosas y evaluar si las podemos ordenar un poco mejor con el fin de que se entienda todo tal y como pretendemos que se entiendan. Tan complejo que se vuelve el mundo cuando no nos damos a entender o se entiende algo diferente a lo que queríamos!

Jerry hizo una gran entrevista con Tim Ferriss en su podcast. Si les interesa el coaching y aprender más tips similares a estas preguntas pueden escuchar la entrevista completa siguiendo este link: Jerry Colonna — The Coach With the Spider Tattoo (#373)