Menú Cerrar

Categoría: coaching

Interpretación y verdad

Hoy pasé por una televisión en donde estaban dando una película de Harry Potter. La película tenía el audio y los subtítulos en español prendidos al mismo tiempo. Por si alguien no supiera, todo el material de la serie de Harry Potter se generó originalmente en inglés. ¡Qué problema!

No vi más de 3 minutos. Tampoco puedo recordar exactamente cuales fueron las palabras que confundieron mi cerebro. Lo que sí tengo muy presente es que las palabras que estaba escuchando no eran las mismas palabras que estaba leyendo. ¿Cuales son las palabras correctas? ¿Cuales debo tomar como “verdad”?

Si no hubieran estado prendidos los subtítulos, ni siquiera me lo hubiera cuestionado. En ese caso hubiera asumido —como lo hacemos con casi todo en nuestras vidas— que esa es la única y “verdadera” narración que existe. Pero al tener los subtítulos al mismo tiempo que el audio surge la duda.

Qué se acerca más a lo que JK. Rowling quiso decir, ¿los subtítulos o el doblaje? Quién será mejor traductor, ¿el que subtituló o el que dobló? ¿Que versión es mejor? Estás son todas preguntas sin respuestas. Todo es un juego de interpretación. Lo que sí queda muy claro es que ninguno de los dos pudo replicar de manera exacta lo que J.K. Rowling quiso decir en sus libros originales.

Este fenómeno no solo ocurre con la traducción de películas. Ocurre en la traducción y edición de libros. Ocurre cuando una persona le cuenta a otra lo que alguien más dijo. Ocurre cuando un publicista comunica lo que un político dijo. Ocurre cuando le contamos una historia a alguien. La comunicación no es perfecta y debemos tener mucho cuidado con lo que decidimos hacer con ella.

¿Qué hacer? La única salida sensata a este enredo es saber que no tenemos acceso directo a la verdad absoluta. Todo lo que vivimos es solo una interpretación personal de una realidad que es tan compleja que simplemente no podemos experimentar de manera directa. En todo momento estamos corriendo nuestro proceso personal de interpretación.

Ahora, volviendo al tema de Harry Potter. Seguro que la persona que dobló la película vio exactamente la misma película que la que vio la persona que la subtituló. Lo único que pasó es que cada una de ellas interpretó de manera distinta lo que vio y esa interpretación quedó plasmada en el doblaje y en los subtítulos respectivamente.

Millones de personas han visto la versión doblada y millones de personas han visto la versión subtitulada —cada una siendo una película totalmente distinta. Cada persona que ha visto la película, sea cual sea la versión que haya visto, la ha interpretado de manera única e irrepetible. Es complejo. Muy complejo.

Y aún así nos esmeramos en pelear a la muerte por defender algo que leímos en Internet o algo que creemos que es cierto por qué alguien más nos dijo que es verdad.

Cuidado, todo es una interpretación.

Prisión

Prisión no es un lugar al que alguien más te puede llevar para privarte de tu “libertad”. Prisión no es un lugar físico del que tu cuerpo no puede salir. Prisión no es a donde los “culpables” van a pagar por sus infracciones. No, nada de esto es una prisión.

Prisión es no poder escapar de los impulsos de tu cuerpo. Prisión es ser esclavo de una adicción. Prisión es la incapacidad de poder cambiar tu manera de pensar. Prisión es creer que tu manera de ver el mundo es lo mismo que la realidad. Prisión es sacrificar lo más sagrado una y otra vez por no poder vencer ese miedo que no te deja vivir.

La prisión nunca es algo que está allá afuera. La verdadera prisión siempre está dentro de ti.

La falsa ilusión de la necesidad

El concepto de necesidad es interesante. Según Wikipedia necesidad es: “El estado de un ser en que se halla en carencia de un elemento, y su consecución resulta indispensable para vivir en un estado de bienestar corporal (y a veces espiritual) pleno.” En otras palabras, si no tenemos algo que necesitamos, no podemos estar bien.

Es en la parte de “no poder estar bien” que nace la falsa ilusión dé la necesidad. Y es por esta falsa ilusión que existe tanto dolor y frustración en la humanidad.

Hay tantas cosas que experimentamos como necesarias que en realidad solo son preferencias. La ilusión de creer que las necesitamos es la fuente de mucho sufrimiento. Es difícil de explicar pero vale la pena intentarlo.

Puede ser que lo mejor sea compartir un ejemplo. Con un ejemplo se podrá explorar la confusión a nivel intelectual.

Un ejemplo muy común es que alguien piense: “Hoy tengo que ir al supermercado por qué ya no hay comida”. Oook. ¿Qué lo peor que podría pasar si no se va al supermercado?

  • Puede ser que sí haya comida en la casa pero no la que se prefiere comer ese día. Si este es el caso la necesidad desaparece y lo que se quiere decir es: “Prefiero ir al supermercado hoy que comer lo que ya tengo en casa.”
  • A lo mejor en realidad ya no hay nada de comida en la casa pero sí hay recursos para ir a un restaurante o pedir comida a domicilio. Sin embargo por alguna razón se prefiere traer comida a casa y cocinarla. No se necesita ir al supermercado. Se prefiere comer comida casera que comida de restaurante o pedir a domicilio.
  • Si realmente no hay nada de nada comida en la casa y no hay acceso a comida a domicilio, no se puede ir a un restaurante, no se tienen recursos en ese día, etc., lo que pasa es que se comerá hasta mañana. Nadie va a morir de hambre en este, el peor de los escenarios. Se pasará hambre por un tiempo —algo que no es nada agradable y no se debe menospreciar— pero todo estará bien eventualmente. Claro, prefiero ir al supermercado hoy para no pasar un día de hambre pero no lo necesito. Después de todo, el ser humano puede pasar semanas sin comer antes de morir.

Uso este ejemplo para evidenciar la distinción entre una necesidad real y una preferencia. Pasamos tanto de nuestro tiempo sufriendo por no tener cosas que sentimos que necesitamos cuando en realidad solo son preferencias que hemos decido crear en nuestras mentes.

“Paso mucha ansiedad por qué siento que necesito cambiar mi teléfono que está en perfectas condiciones y que tiene solo una año de uso. Necesito tener el más nuevo.” “Vivo endeudado por qué siento que tengo que tener el carro del año para encajar en mi círculo social.” “Necesito que mis hijos sean abanderados o los mejores de la clase para sentirme orgulloso de ellos.” Etc.

Realmente los seres humanos necesitamos muy, muy poco. En países como el mío es más que evidente. Necesitamos comer, una vez cada 3 ó 4 días. Necesitamos agua. Necesitamos algo de albergue. Necesitamos compañía. Todo lo demás son preferencias. Prefiero comer lomito que comer lechuga. Claro, obtener algunas de estas preferencias cambia totalmente nuestra experiencia de vida. Pero reconocer que preferimos algo y que no lo necesitamos nos permite manejar situaciones adversas con un estado emocional mucho más positivo.

Un “truco” simple que se recomienda hacer es cambiar el lenguaje que usamos y sustituir la palabra “necesidad” por la palabra “preferencia” en todos nuestros diálogos, tanto externos como internos. Si piensas “Hoy prefiero ir al supermercado” y no puedes ir te sentirás mucho mejor que si estabas pensando “Hoy necesito ir al supermercado”.

Pruébalo y veras la diferencia.

Es fácil perderse

Lo único que hace falta es tomar una una mala decisión y todo puede acabar. Nuestras vidas, tanto literales como metafóricas, son extremadamente frágiles. He visto una y otra vez como personas, tras una “mala racha” de decisiones, se colocan en posiciones muy difíciles. Es tan fácil perderse…

Cada uno de los caminos que decidimos seguir tiene destinos totalmente distintos. Puede ser que no lo veamos en el momento pero cada decisión que tomamos, sin importar lo insignificante que parezca en el momento, está determinando de alguna manera el resto de nuestras vidas. Debemos ser cautelosos, muy cautelosos.

Darnos cuenta y aceptar que existe un “efecto mariposa” en cada decisión que tomamos nos ayuda a construir una mejor vida. Primero, a travez de un beneficio interno. Internalizar esta fragilidad nos ayuda a reflexionar un poco más sobre las decisiones y acciones que tomamos en nuestras vidas. Empezaremos a buscar y luchar por seguir caminos que llevan a mejores lugares.

Segundo, por medio de un beneficio externo. Entender lo fácil que es perderse y reconocer que nosotros mismos podemos caer en cualquier momento nos regala una mayor empatía para con los demás. La compasión que podemos experimentar por una persona que ha cometido errores se multiplica. En general, nuestras relaciones con otras personas mejoran. Un mundo de ayuda y unidad se abre ante nosotros. Es algo verdaderamente maravilloso.

La fragilidad y poder que cada decisión que tomamos tiene pudiera parecer algo peligroso que debiéramos querer evitar. Y sí, como ya lo mencionamos, debemos ser cautelosos. Pero todas las monedas tienen dos lados. Al igual que cada decisión puede acabar con todo, una buena decisión también puede dar a luz a una nueva vida en cualquier momento. Una vida mejor que cualquier otra vida que nos pudiéramos haber imaginado. La decisión correcta le puede dar vuelta a la vida más complicada en un instante. Usualmente esta decisión es comprometerse a cambiar.

Si, es fácil perderse, pero es igual de fácil encontrar la luz. Solo debemos saber escoger.

Unos minutos al día

La vida se mueve a un ritmo bastante acelerado. La presión puede ser grande. Puede ser fácil perderse en todo lo que se “tiene” qué hacer. Si no tenemos cuidado, podemos pasar demasiado tiempo sin parar.

Tomar unos minutos al día es una buena idea. Estos minutos serán un manantial de energía interior que nos revitalizará una y otra vez. La idea es invertir estos minutos en nosotros mismos.

Algunas de mis actividades favoritas a realizar durante este tiempo son:

  • Meditar
  • Leer
  • Escribir
  • Correr
  • Pasar tiempo en la naturaleza
  • Escuchar podcasts

No importa realmente qué sea lo que cada uno de nosotros decida hacer. Lo importante es tomarnos el tiempo diario y recordar que somos nosotros los que siempre estamos al centro de nuestras vidas. Si nosotros estamos bien, nuestras vidas y aquellos a nuestro alrededor también estarán bien. Tomemonos unos minutos al día.

Sin presión

La presión es una creación humana y no existe fuera de las cabezas de las personas. Cualquier situación, evento o actividad es totalmente ajena a la presión. La presión tan solo existe dentro de la persona experimentando el evento.

Aunque no parezca serlo así, la presión es una decisión. Algo está ocurriendo allá afuera y la persona interpreta lo que ocurre de cierta manera. Es esta interpretación personal lo que genera la presión. No es el evento.

¿Cómo lo podemos probar? Es muy fácil. Agarremos cualquier circunstancia que generalmente se relacione con la presión:

  • Cobrar un penal en la final de un mundial
  • Dar una charla ante miles de personas
  • Tomar una decisión de inversión
  • Enfrentar una conversación difícil
  • Hacer un examen final

Todos hemos visto que hay personas que manejan estas situaciones mucho mejor que otras —porque no sienten presión. De hecho, las personas que más destacan en estas situaciones una y otra vez reportan no sentir presión.

Esto explica por qúe hay personas que destacan en estas situaciones mientras que otras se hunden. Todo tiene que ver con la reacción de la persona. No con la situación. Si fueran las situaciones las que causan la presión, nadie destacaría en esas circunstancias.

Se podría argumentar que lo que sucede es que algunas personas manejan la presión mejor que otras. Esto es cierto. Lo que sucede es que si se maneja bien la presión, deja de ser presión.

En dónde está la mirada

La mente y el corazón tienen una capacidad casí infinita de enfoque. Se pueden enfocar con tanta intensidad en cosas tan particulares que a veces perdemos la perspectiva. Por ejemplo, alguien nos alza la voz y en un instante olvidamos por días lo maravillosas que son nuestras vidas.

Aprender a direccionar nuestro enfoque no es algo que sepamos hacer. Es más, la gran mayoría del tiempo ni siquiera nos damos cuenta en qué estamos enfocados. Rara vez estamos conscientes si estamos enfocados en un pensamiento, una emoción, en algo que alguien nos digo o en un futuro que no sabemos si se hará realidad. Pasamos nuestras vidas “dormidos”.

Lo bueno es que la capacidad humana de enfoque tiene una característica muy peculiar. Es extremadamente flexible y, con un poco de práctica, la podemos dominar completamente. Imagina tu capacidad de enfoque como una luz que al mismo tiempo puede enfocarse en un solo objeto o ampliarse para iluminar toda una habitación. Y no solo esto, también la puedes direccionar a cualquier objeto que quieras.

Aprender a utilizar esta cualidad humana no es fácil y requiere mucha práctica. Ala vez, los beneficios de cultivar esta habilidad son infinitos. Tan solo imagina cosas tan simples como poder enfocar toda tu atención en lo que te motiva a querer alcanzar tus metas en lugar de estar preocupado por lo que los demás puedan pensar de tu nuevo proyecto.

En realidad tu vida depende totalmente de en donde esté puesta tu mirada. Si quieres ver mierda en todos lados, experimentaras tu vida como mierda. Si ves maravillas en todos lados, tendrás una vida maravillosa. El primer paso es darte cuenta que siempre estás enfocado en algo y que tú eres el que decidió enfocarse en eso.

Diferentes papeles: No soy lo que hago

Durante un día normal cada uno de nosotros juega una infinidad de papeles o roles. Podemos ser padres, hijos, hermanos, líderes, seguidores, gerentes, deportistas, profesores y alumnos. En tan solo 24 horas experimentamos la vida desde mil lugares diferentes.

Una persona no puede ser lo que hace. Alguien práctica medicina. No es doctor. En cada momento estamos haciendo algo diferente —jugamos distintos papeles. Incluso, hay situaciones donde jugamos varios roles al mismo tiempo. Pero hay algo adentro de nosotros que no cambia. Es aquello que experimenta cada instante y que está presente en todo lo que hacemos. Le podemos llamar alma.

Este distanciamiento entre “soy” y “hago” es elemental para poder disfrutar la vida. Dejar atrás la confusión entre quién soy y qué es lo que hago es una de las acciones más liberadores y gratificantes que un ser humano puede experimentar. Es el principio del camino hacia la libertad que tan solo se puede obtener al destruir la identidad que venimos construyendo en base a cada cosa qué hemos hecho desde que éramos niños.

El futuro será lo que tu quieres

Hoy eres libre de escoger lo qué quieres hacer. Las decisiones que tomes en este momento determinarán en gran parte el futuro que tendrás mañana. Decisiones difíciles, vida fácil. Decisiones fáciles, vida difícil.

Recuerda, puedes tener el futuro que quieres. Tan solo debes cumplir con dos requisitos:

  1. Tienes que estar dispuesto a pagar el precio completo de lo que quieres lograr para tu futuro y
  2. Tienes que estar dispuesto a pagarlo por anticipado

Si cumples con estos dos requisitos, puedes estar seguro de que tendrás el futuro que quieres. Puede ser que hayan piedras en el camino o que el precio final de tu compra sea un poco más alto de lo que inicialmente creíste. Pero si estás dispuesto a hacer el trabajo, el futuro será lo que tu quieres.

El momento de comprar es ahora. No puedes comprar algo que está en el pasado. Para tener el futuro que quieres no te puedes perder en lo que ya pasó. Tan solo debes voltear a ver hacía atrás para aprender de tus errores y fracasos.

Hoy es el momento de decidir. Hoy es el momento de construir el futuro que quieres tener. Hoy, no mañana, no ayer; hoy. Recuerda que si hoy no tienes ganas de hacer nada, también estás construyendo el futuro que quieres. No hay a dónde escapar.

Nadie quiere patear la mesa

Hoy por la mañana estaba leyendo. Tenía puestos los lentes que solo uso para leer. Me levanté para ver que los gatos en el jardín no estuvieran haciendo algún desastre y pateé la mesa de la sala. Sin zapatos puestos claro. Rompí la pata de la mesa y mi dedo pequeño del pie me duele bastante.

Claro que no quise patear la mesa. Nadie quiere patear la mesa. Al igual que nadie quiere entregar un proyecto tarde o perder un negocio, mi intención era otra totalmente ajena a lo que sucedió.

Probablemente al tener los lentes puestos, algo que no hago cuando estoy en movimiento, calculé mal y según yo no iba a tocar la mesa. De lo contrario nunca hubiera dado el paso. Mi creencia de donde estaba la mesa me engañó. Esta es la única razón por la que di el paso.

Y lo mismo pasa con todo lo que hacemos en nuestras vidas. Solo podemos decidir y actuar en base a lo que creemos que es cierto. Y fuera de casos patológicos, actuamos en base a lo que creemos que será lo mejor. Los errores, fracasos y mesas que pateamos vienen de creencias falsas que para nosotros son reales. Nunca de malas intenciones. Nadie quiere patear la mesa.