Menú Cerrar

Etiqueta: métricas

Perdido en un número

Los indicadores tienen un puesto muy privilegiado dentro del mundo de la productividad. Son de las herramientas favoritas de las personas y empresas más que están en constante búsqueda de la eficiencia.

Déjenme decirles que yo también creo mucho en los indicadores y cualquier otra manera que facilite la medición. Pero debemos ser cautelosos de no perder el rumbo. Les cuento por qué.

Durante esta cuarentena he incrementando el tiempo que estoy utilizando para leer. Realmente lo que he hecho es cambiar el tiempo que pasaba en el tráfico por tiempo de lectura. Como en otros años, estoy utilizando Goodreads para completar un Reading Challenge anual. El Reading Challenge no es nada más que definir un objetivo de cuántos libros uno quiere leer en el año y darle seguimiento a la cantidad de libros que se leen en el año.

Hace un par de semanas cumplí con mi número de libros a leer en el año. He leído otro par de libros desde entonces. Hoy justo terminé de leer uno de ellos y fue en ese momento que me di cuenta de que me estoy perdiendo en un número.

Escogí un nuevo libro para empezar a leer que me ha llamado mucho la atención desde hace ya mucho tiempo. El encontronazo con la realidad vino cuando me di cuenta que estaba pensando no leerlo por qué tiene 541 páginas. El pensamiento exacto que pasó por mi cabeza fue “Ala gran! Me voy a tardar demasiado en leer este libro y voy a leer menos libros en el año. Mejor busco otro más corto”.

Realmente estoy muy agradecido con los avances que estoy haciendo con la meditación ya que cada vez estoy más consciente de lo que estoy pensando. Este fue uno de esos casos. Lo agarré en el instante. Claro que voy a leer el libro.

Las métricas y las mediciones están para servirnos a nosotros. Nosotros no debemos servirle a las métricas y cumplirlas por cumplir. Debemos recordar que medimos para lograr un objetivo y que este objetivo es más importante que el número que usamos para cuantificar nuestro progreso.

Como medir la productividad en oficinas remotas

Y para continuar con la serie en trabajo remoto hoy les quiero compartir mi sentir sobre como medir la productividad cuando hay personas trabajando desde lejos (ojo, trabajo remoto no forzosamente significa trabajar desde casa.).

Primero, revisemos algunos factores que distorsionan la evaluación de productividad de las personas en un ambiente tradicional de oficina presencial.

Podemos empezar con el hecho de que una persona llegue antes que las demás y se quede más tarde puede dar una falsa percepción de que tiene un mayor compromiso con la empresa y que está logrando mejores resultados. Todos sabemos que esto no necesariamente es cierto!

¿Que tal las personas que caen muy bien y tienen excelentes relaciones interpersonales con todos? Aunque al final del día, una persona que no está produciendo será descubierta eventualmente, la capacidad de ser agradable con los demás puede retrasar mucho este proceso.

¿Y qué hay de la persona que está ocupada todo el tiempo en algo que no está vinculado a lo que se espera que haga como trabajo principal? Hace mucho pero no genera nada de valor. Verla trabajando duro puede nublar nuestro buen juicio.

Y así tenemos muchos ejemplos más de como puede una persona pasar desapercibida sin ser productiva en un ambiente de trabajo tradicional. Esto no ocurre en un formato remoto o distribuido.

Una vez que el superviso NO puede ver a qué hora empieza o termina de trabajar una persona. En el momento que esta persona mayormente interactúa con sus colegas para tener discusiones profesionales y no tiene más opción que enfocarse en ejecutar el trabajo que se le ha asignado, la única evidencia que puede presentar de su rendimiento y productividad es la calidad de su trabajo.

Así es, el trabajo remoto eleva la calidad y puntualidad del trabajo realizado a ser la única manera viable de evaluar a una persona. No hay más remedio. Todo lo demás desaparece. Si se imaginan gerenciando a alguien a quien no pueden ver trabajar, ¿qué otra opción tendrían para evaluarlo?

La verdadera razón para medir el desempeño de un equipo

No se si esto les suceda a ustedes pero cuando yo pienso en que se va a medir mi desempeño regreso a mi época en el colegio y el pavor que le tenía a los días de examen. Mi experiencia me dice que no soy solo yo el que tiene esta reacción ha ser evaluado. Parece ser una reacción muy común.

Pareciese ser que en muchas instituciones, desde los colegios hasta empresas transnacionales la evaluación del rendimiento se utiliza para hacer obvio lo que una persona aún no puede hacer y aplicar algún tipo de sanción en su contra. Estas sanciones pueden ir desde una burla pública por no saber algo hasta la perdida de un empleo. Esto no tiene por qué ser así. Y aunque estoy consciente de lo difícil que puede ser cambiar un paradigma tan arraigado como este, quiero intentar rescatar la evaluación del desempeño como algo digno, e incluso elemental para la el avance de una empresa.

  1. Sin evaluarte de una manera objetiva y constante no tienes manera de saber donde estás. ¿Como puedes saber cual es tu siguiente paso para no fracasar la próxima vez? ¿Como encontrar el siguiente libro que debes leer si no sabes lo que no sabes? etc. Una evaluación tan solo marca el límite de lo que podemos hacer ahora y nos indica los recursos faltantes para poder lograr mas en el futuro.
  2. Una evaluación bien hecha te certifica como capaz de hacer algo de manera consistente y efectiva. No se ustedes, pero yo no dejaría que un cirujano me operará sin ser un médico certificado. Y, ¿como se certificó este cirujano? Realizando una serie de evaluaciones de desempeño objetivas que lo acreditan como médico.
  3. Los seres humanos queremos superarnos y progresar por naturaleza. Es parte de nuestro ser. No hay sentimiento mas deprimente que sentirse «atascado» y que no hemos crecido. ¿Que diferencia hay entre no percibir progreso y sentirse atascado y evaluarte para saber si estas mejorando? Correcto. No hay mucha diferencia.

En resumen, creo que es natural tener miedo ha ser medido. No es algo a lo que estamos acostumbrados y hay much connotación negativa a este concepto. Es importante notar que si la intención de medir el desempeño de alguien es ayudarlo a crecer y superar sus limitaciones actuales se tendrán buenos resultados. Si la intención de la medición es castigar o impedir el progreso de la persona, vamos por mal camino.

No debemos olvidar que el fracaso y los errores son la manera en que aprendemos y aprender no es mas que tomar una experiencia que vivimos y reconocer que tan bien o mal lo hicimos (evaluar desempeño) para poderlo hacer mejor la próxima vez.

Mide el desempeño de tu equipo para ayudarlo a crecer!

Lean Analytics: Use data to build a better startup faster

Hoy terminé de leer  Lean Analytics: Use Data to Build a Better Startup Faster (Lean Series). Me pareció un excelente libro y una gran adición a  la serie de libros que se han escrito al alrededor del libro que lo empezó todo: The Lean Startup: How Today’s Entrepreneurs Use Continuous Innovation to Create Radically Successful Businesses.

En resumen Lean Analytics presenta las distintas etapas por las cuales pasa una Statup y cuales son las métricas clave que se deben manejar en cada una de las etapas. Claro, hay distintos tipos de Startups y el libro cubre 6 de ellas dentro de las cuales tenemos Startups de SaaS, ecommerce y contenido.

Adicionalmente a describir las etapas y las métricas clave, el libro presenta valores estándar para cada una de las métricas en las distintas verticales que se analizan. Por ejemplo, si una empresa de SaaS tiene un churn mayor al 5% mensual puede que esté en problemas pero tampoco debe tratar de bajarlo abajo de 2% mensual ya que eso es lo mínimo a lo que la data sugiere que se puede aspirar.

La lectura es un poco larga y en momentos repetitiva. El libro no necesariamente debe ser leído de corrido y se pueden ir a buscar la etapas y métricas relevantes de manera directa a los capítulos según el interés del lector. Un libro muy recomendado!

Mira mis reseñas y pasajes favoritos en goodreads:

Lean Analytics: Use Data to Build a Better Startup Faster (Lean (O'Reilly))Lean Analytics: Use Data to Build a Better Startup Faster (Lean by Alistair Croll
My rating: 5 of 5 stars

View all my reviews

El origen de las páginas amarillas y lo único que cuenta en mercadeo

La cantidad de indicadores y métricas que existen hoy para medir la efectividad de el mercadeo y las campañas de publicidad es exorbitante. Esto es una tendencia particularmente presente en las campañas digitales. ¿Cuantas conversiones, CTRs, CPAs, etc? Con cada nuevo canal que nace vienen mas y mas métricas.

Personalmente creo que los avances tecnológicos son muy buenos y que todos estos nuevos canales e información disponible construyen mucho valor en el mundo. Pero al mismo tiempo se que no podemos olvidar cuales son los objetivos principales que estamos buscando. En el caso del mercadeo y la publicidad el objetivo principal es incrementar la cantidad de personas que visitan un establecimiento (ya sea físico o digital) a comprar un producto o servicio, los el CTR, conversiones, etc.

Para poder ilustrar este argumento déjenme contarles la historia de como empezó el negocio de las páginas amarillas en Estados Unidos. Un vendedor visitaba una pizzería. De una u otra manera convencía al dueño que le permitiera dejar gratis un teléfono (usualmente amarillo) al lado de su teléfono existente. Es muy difícil negarse a una oferta como esta donde no hay que hacer nada mas que decir que si. El teléfono amarillo se quedaba.

En un par de semanas el teléfono amarillo era el único que sonaba y sonaba ya que el número de ESE teléfono es el que aparecía registrado en las páginas amarillas. Al paso de unos meses el vendedor regresaba a la pizzeria a llevarse el teléfono. Por su puesto que el dueño de la pizzeria no quería que se llevara el teléfono. Era su mayor fuente de clientes. En ese momento ya estaba dispuesto a pagar lo que fuera con tal de que no se llevaran su teléfono amarillo.

Al dueño de la pizzeria no le importa cuantas páginas amarillas hayan en circulación, cuantas visitas hay en la páginas web, cuantas personas las usan, etc. Lo único que le importa al dueño del negocio es que el teléfono suena con llamadas de gente que le van a comprar.

Es en lograr eso que el mercadeo y la publicidad se deben enfocar.

Que son las métricas predictivas y como usarlas en tu empresa

En este punto en la historia de la gerencia ya damos por sentado que lo que no se puede medir no se puede lograr y usualmente ya es una práctica común tener métricas para medir los indicadores más importantes de una empresa.

El problema que existe es que se manejan métricas históricas como «revenue», usuarios registrado, ventas, etc. Ampliando un poco más elaboro que una métrica histórica es aquella que se define y se mide hasta que su plazo vence. Por ejemplo, las ventas del mes pasado fueron $145,000.00. La deficiencia de este tipo de métrica es que una vez que la medimos ya no se puede hacer nada al respecto para cambiar el resultado. De acá el nombre de métrica histórica.

Ahora, ¿que es la métrica predictiva? Creo que la mejor manera de definirlas es por medio de un ejemplo. Asumamos que una persona quiere perder 10 libras en 3 meses. Esta es la métrica histórica. Al terminar los 3 meses o la persona perdió las 10 libras o no. Si no las perdió ya no puede hacer nada al respecto mas que elaborar una nueva meta.

La métrica predictiva en este caso se puede definir como correr 10kms 3 veces a la semana y no consumir mas de 2,000 kcalorías al día. La persona tiene total control sobre lo que hace todos los días (correr y controlar su consumo de alimentos). Mejor aún! La persona sabe que si cumple con esta métrica predictiva, necesariamente la métrica histórica se cumplirá, no hay opción a que no se dé.

En resumen, la métrica predictiva es aquella que se puede controlar y cuyo cumplimiento garantiza el logro de la meta histórica. No solo eso, sino que la medición de la métrica predictiva ayuda a realizar cambios de comportamiento y estrategia para ayudar a corregir el rumbo y mejorar el % de cumplimiento de las métricas históricas.

El reto que les dejo ahora es tomar sus métricas históricas y encontrar las métricas predictivas que les ayuden a garantizar el cumplimiento de sus métricas históricas. Para esto les dejo algunas preguntas de ejemplo que pueden servir:

  • ¿Cuantas llamadas debo realizar al día para lograr vender $8,000.00 en el mes?
  • ¿Que módulos debo entregar esta semana para lanzar el producto en diciembre?
  • ¿Cuantos candidatos debo entrevistar al día para contratar 5 personas en el trimestre?

Si tienen mas casos y preguntas para enriquecer el ejemplo por favor déjenlos en los comentarios!

Métricas de acción versus métricas de vanidad, lo que realmente debes medir

Muchas empresas dedican bastantes recursos a la recopilación de datos, su almacenamiento y despliegue. Crean avanzados sistemas de reportería que permiten el análisis de un sin fin de métricas. Este proceso puede ser tan provecho o inútil dependiendo el tipo de métricas que se estén analizando.

Para efecto de este estudio estaré definiendo 2 tipos de métricas:

  1. Métricas de vanidad: Son todas aquellas métricas que se basan en los números «top-line» como lo son nuevos usuarios registrados o facturación (revenue) total. Dan el panorama mas prometedor que se puede y usualmente presentan las tradicionales gráficas de crecimiento «hockey stick».
  2. Métricas de acción: Métricas que son accionables (demuestran una clara relación entre causa y efecto), accesibles (son fáciles de entender y utilizan unidades que transforman situaciones complejas en números con los que las personas se pueden relacionar) y finalmente son auditables (la data es verificable y los miembros del equipo creen en ella). Si la métrica lo dice, es real.

El problema con las métricas de vanidad es que pueden esconder problemas con los engranajes internos de la empresa o de un producto / servicio. Por ejemplo, un servicio puede ver mucho crecimiento en nuevas suscripciones y se puede interpretar este dato como un logro real mientras que la verdadera razón detrás de el crecimiento fue solo una fuerte inversión en publicidad que no necesariamente será sostenible.

Por el otro lado, una métrica de acción puede ser el cambio en la cantidad de suscrito por día luego de introducir la nueva funcionalidad X. Si este cambio es positivo, la funcionalidad X obviamente acerca el servicio mas a lo que el mercado quiere. De lo contrario, la funcionalidad X no agrega valor y deberá ser descartada. Medir esto genera acción dentro de la empresa y ofrece datos que si tendrán un impacto real en el futuro del servicio.

Este tan solo es un breve ejemplo pero espero que ilustre el cuidado que se debe realmente medir en una empresa, especialmente si está en su fase de «startup».