Menú Cerrar

Un lugar de encuentro

Bajo una cortina de niebla, en una montaña fría por donde el viento helado corre hay un lugar caluroso y muy acogedor. Por estos lejanos pueblos a este místico lugar se le conoce como “la pérgola”. Es un lugar que nunca se puede olvidar.

Para los forasteros de este recóndito pero mágico lugar la pérgola, a través de los años, se ha convertido en un santuario de amistad. Es una lugar en donde los amigos se reúnen a reír y llorar. A veces se cuentan chistes y otros días son las historias de dolor y los llantos los que se apoderan de la conversación.

Realmente no importa si el día fue bueno o malo, finalmente llegar a la pérgola es un alivio que todos sus visitantes pueden apreciar. No hay ninguna otra manera de poderlo describir pero cruzar las puertas de la pérgola es como entrar a un paraíso terrenal. Todas las preocupaciones desaparecen y solo prevalece la amistad. Pareciera ser magia, aunque todos sabemos que no lo es. Por fantástico que parezca ser este místico lugar en el fondo todos sabemos que solo es la pérgola en donde todos nos juntamos a disfrutar.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado