Menú Cerrar

Rumbo a casa

Siento que he empezado mi viaje de regreso a casa. En el silencio de la noche algo me murmura que estoy muy cerca de encontrar aquello que nunca terminé de perder. Poco a poco las murallas que he construido durante toda mi vida se empiezan a desmoronar para dar paso a un poco de luz.

Mis interacciones con otras personas, e incluso conmigo mismo, están cambiando. Mi indiferencia hacia ciertas cosas que siempre me parecieron banales se empieza a desvanecer. La niebla lentamente se empieza a disipar.

Este barco a alzado anclas e izado sus velas. El puerto de partida ha quedado atrás y se empieza a fundir con el sol en el ya distante horizonte. Ahora todo lo que puedo ver hacia adelante es mar abierto. Las posibilidades son infinitas y aunque el destino final nunca se podrá expresar con palabras, el corazón sabe que este es el rumbo a seguir —voy rumbo a casa.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado