Menú Cerrar

Deja que el momento llegue, pequeño saltamontes

Paciencia pequeño saltamontes, el momento llegará. Cuando eras niño querías ser adulto. Cuando estabas en el colegio querías estar trabajando. Cuando eras soltero querías estar casado. ¿Y mientras tanto? Te perdiste todos los grandes momentos que has vivido hasta hoy.

Vivir esperando que el futuro llegue no tiene sentido alguno. Especialmente si en el proceso te estás perdiendo tu vida hoy. Deja que el momento llegue. No lo vayas a buscar. Cierra los ojos, respira profundo y siente el infinito manantial de felicidad que tienes a tu disposición en este preciso instante.

El futuro llegará a su debido momento. No antes y no después. Llegará justo cuando debe llegar. No hay nada que ni tú ni nadie pueda hacer para alterar el paso del tiempo. Las cosas se darán con la misma perfección con que siempre se han dado. El futuro no necesita de la ayuda de nadie para llegar.

Dejar que el momento llegue es lo mismo que disfrutar él ahora. Dejar que el momento llegue es lo mismo que encontrar la felicidad hoy. Dejar que el momento llegue es lo mismo que experimentar el presente con toda su magnificencia. Dejar que el momento llegue es ser uno con la naturaleza y saber bailar con ella. Dejar que el momento llegue es vivir bien.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado