Menú Cerrar

El costo de las transacciones en las empresas 2.0

La ley de Coase dice:

«Una firma tan solo debe hacer lo que puede hacer de una manera más eficiente que las otras, y debe realizar fuera todo aquello que otras firmas puedan hacer de una manera más eficiente, después de tomar en cuenta los costos transaccionales que implica trabajar con proveedores externos.»

Esta ley propuesta en 1937 es más actual hoy que nunca. Cada vez más escuchamos la palabra «outsourcing» y vemos que tantas empresas se fusionan o forman alianzas estratégicas. La idea de la empresa todo poderosa que puede hacer todo poco a poco está muriendo. ¿A que se debe este fenómeno?
Al ver detenidamente la ley de Coase nos damos cuenta que las empresas deben tan solo enfocarse en realizar aquellas actividades que pueden ejecutar de la manera más eficiente, todo lo demás debe irse al «outsource». Dentro de la estimación de este eficiencia la ley incluye el costo transaccional de trabajar con proveedores externos. Es en este punto en el cual debemos centrar nuestra atención.

La Web 2.0 a eso ha venido, a reducir los costos de colaboración y producción compartida. El costo de la colaboración a estado en picada desde hace unos cuantos años al punto en el que el costo de trabajar con alguien al otro lado del mundo puede ser casi el mismo que colaborar con la persona que está en la oficina de al lado.

Y no solo el costo directo de la colaboración está en declive. Las técnicas, metodologías y, por ende, la eficiencia con que se puede colaborar con personas fuera de la firma está incrementando exponencialmente. Esto reduce el costo e incrementa los beneficios directos de trabajar con personas fuera de la firma. Todo de acuerdo a la ley de Coase que fue postulada desde 1937.

Como que si esto fuera poco se tiene que tomar también en cuenta el hecho de la existencia de las grandes comunidades especializadas que están brotando en el Internet y todas aquellas personas motivadas a colaborar y aportar en un nuevo esquema de trabajo.

Es necesario tomar en cuenta sitios como Innocentive e Elance en donde miles de personas ofrecen su conocimiento en un mercado regulado por los mismos miembros de la comunidad y en donde las firmas pueden solicitar la resolución de problemas o la ejecución de proyectos. Lugares en donde miles de proveedores ofrecen sus soluciones propuestas en cuestión de horas. ¿Que pasa? La firma puede elegir al mejor postor tomando en cuenta precio, calidad y reputación del proveedor dentro de la comunidad.

Estos son tan solo algunos de los argumentos que sustentan el por qué estamos viendo tanto outsourcing. El costo de trabajar todo aquello en lo que no se especializa una firma es tan bajo fuera de ella que es necesario sacar todas las transacciones posibles hasta que se encuentre el punto donde sea más barato hacerlas dentro.

Las firmas se necesitan especializar en su negocio nuclear. Ya el mundo de los negocios hoy permite ejecutar todas las actividades que sean periféricas fuera. Procter and Gamble realiza más de la mitad de su investigación fuera de la empresa. BMW ya solo se enfoca en la inegeniería de los carros y el mercadeo de la marca; la fabricación de las partes y el ensamblado de los carros lo hacen fuera. En el mercado local en donde vivo las pizzerias están empezando a subcontratar empresas de mensajería para la entrega a domicilio de las pizzas.

Es necesario que se empiecen a evaluar las transacciones y su costo dentro de las empresas. Se debe encontrar cual es el negocio nuclear. Lo más importante es aprender a manejar todas estas nuevas herramientas y tendencias de colaboración que están brotando y tomar ventajas de ellas para permitirle a una empresa enfocarse en su negocio nuclear y trabajar todo lo demás fuera, posiblemente a costos menores que si lo hiciera internamente.

Bienvenidos a Wikinomics!
Publicado en emprendimiento, tecnología

Contenido relacionado

Deja un comentario