Menú Cerrar

Categoría: personal

Historias de mi niñez. Locura en Big Wheel!

 

He de haber tenido entre 5 y 6 años. Era el ansiado día de Navidad. Había un ambiente de emoción y anticipación en el aire. Como así todos los niños de esa edad, la Navidad prácticamente se reducía para mi a “que me ira a traer Santa”. Lo recuerdo como si hubiera sido ayer.

Finalmente, llegó el momento. Sentía que ya no podía esperar más. Ahí estaba bajo el árbol. Un triciclo Big Wheel. Hecho del plástico mas brillante que jamás hubiera visto.  Los tonos de azul, amarillo  y rojo llenaron de ilusión mi corazón. Por fin tenía esta máquina, este veloz amigo que algún día me llevaría de los confines de «la cuadra».

Pasaron un par de días y cada vez usaba mas mi Big Wheel. Me lo estaba disfrutando como nunca. Y con cada hora que pasaba la casa parecía un poco mas chica. Las paredes no me permitían ir tan rápido como yo lo hubiera querido. Los pasillos de la casa de mis papás, mis pistas de carrera, ya no eran suficientes.

Y entonces un día sucedió. Mis papás se habían ido a trabajar. Realmente no recuerdo quien se quedó a mi cargo. Lo único que puedo recordar es que decidir montarme a mi Big Wheel y decidir irme hasta el trabajo de mis papás. Solo así, sin avisar a nadie y a duras penas entendiendo como iba a llegar vivo hasta allá. Definitivamente me fui sin la mas remota idea de lo peligrosa que mi aventura era realmente. Imagínense: un niño de 6 años, en la calle con tráfico en su Big Wheel. Que estaba pensando!

En fin,  agarré camino y salí de mi casa. Empecé a pedalear y 1.2 kilómetros después aparecí, milagrosamente ileso, en el Super Centro Vista Hermosa en la tienda de mis papás. Con una cara de orgullo les dije ”hola! me viene en el Big Wheel!». Recuerdo vivamente la sensación de logro y satisfacción que sentía. Aún recuerdo lo rápido que pensaba que iba por las calles!

Ahora bien, les dejo a la imaginación de cada uno de ustedes como respondieron mis papás!

El recorrido!

Multisoft_to_Super_Centro_Comercial_Vista_Hermosa_-_Google_Maps

Google Map Interactivo

Es la honestidad algo que se debe premiar?

«El verdadero valor de la honestidad está en ser una persona honesta. Eso nunca se lo podemos dar a otra persona que no sea nosotros mismos.»

La semana pasada dejé olvidado mi maletín y mis zapatos de softball en el campo. Adentro del maletín estaban dos guantes, un bate, unas guanteletas y varias pelotas. En fin, todo el equipo que uso para jugar estaba ahí.

Me di cuenta de que lo había olvidado hasta el día siguiente. En el momento que me di cuenta que lo había perdido empecé a preguntar si alguien lo había visto. Nada. Fui al campo para hablar con los guardianes. Nada. En ese momento lo di por perdido.

Aún seguía con la esperanza de que alguien hubiera guardado mis cosas. La esperanza poco a poco se fue apagando conforme fui hablando con mas y mas personas que me daban de una manera u otra el mismo mensaje: «olvídate, alguien se las llevó y ahorita ya seguro hasta las vendieron». Me empecé a resignar.

Un par de horas después recibí un mensaje de una amiga diciéndome que tenía noticias de que la señora de la tienda del campo había visto mis cosas y que las había guardado. Me dio su teléfono, le llamé y acordé con ella pasar a traerlas por la tarde.

En este momento sentí mucho alivio y agradecimiento. Y al mismo tiempo empecé a sentir una fuerte sensación de deuda hacia la otra persona. Me empecé a preguntar cual debiese ser la recompensa adecuada que debía pagar por mis cosas. ¿Cuanto dinero es suficiente? Estaba sintiendo una fuerte deuda hacia la otra persona. Ojo! creo que sentirse en deuda no debiera ser lo mismo que sentirse agradecido.

Y así empezó a crecer mi confusión. Nacieron preguntas como:

  • si estoy agradecido, ¿por qué me siento en deuda?
  • ¿Acaso las personas solo queremos hacer lo correcto cuando hay una recompensa adicional que podemos recibir? Y de ser así, ¿no es el valor de hacer algo honesto y correcto su propia recompensa?

Realmente estaba bastante confundido y sentía fuertemente la necesidad de darle algo a la persona a cambio de haber guardado mis cosas. Lo empecé a hablar con varios amigos. Uno de ellos (@manuelcordon) me ayudó a esclarecer la situación con el siguiente experimento mental:

Si te imaginas que estás en la playa y estás viendo un maravilloso atardecer. Y el atardecer es espectacular y no pudieras pedir mas. Y luego al día siguiente estás en la misma playa, frente a otro increíble atardecer y ahora tienes un puro. Y tu experiencia sigue siendo espectacular. Al tercer día piensas en que sería genial tomar un Whiskey para acompañar el puro y tu contemplación de aún otro maravilloso atardecer. Así que ahí estás con un magnifico atardecer, tu puro y el mejor Whiskey del mundo. Nada te hace falta.

Al cuarto día estás frente al mejor de todos los atardeceres pero no tienes ni el puro ni el Whiskey. Estás sentado frente a esta obra de arte de la naturaleza y solo estás pensando: «Que desgracia, ¿donde jodidos están mi puro y mi Whiskey?

En mi historia de los zapatos y el maletín, la honestidad es el atardecer y cualquier recompensa en la que yo pudiera pensar darle a la señora serían el Whiskey o el puro.

Me puedo imaginar a la señora en una futura situación en la que volviese a hacer lo mismo y no recibiera nada externo a cambio de su honestidad, sintiéndose molesta por no recibir una recompensa por haber hecho un genuino acto de bondad. ¿Donde jodidos está mi Whiskey? Nunca quisiera causarle eso a nadie.

Al comprender que la recompensa de ser honesto es la misma honestidad, decidí que la mejor recompensa que le podía dar a esta persona era dejarla disfrutar su integridad por lo que es. Nada mas, nada menos.

Así que creo que no debemos premiar la honestidad. Es mas, creo que no podemos premiar la honestidad porque el verdadero valor de la honestidad está en ser una persona honesta. Eso nunca se lo podemos dar a otra persona que no sea nosotros mismos.

Donar sangre y un poco de humildad

El pasado domingo fui a donar sangre por primera vez. Como muchas otras cosas en mi vida, creí que sabia lo que estaba haciendo. Incluso mas que los expertos.

Durante los últimos dos años y medios he estado siguiendo una dieta baja en carbohidratos. Muy arrogantemente creí que un agua mineral y mi «snack» favorito, unos chicharrones, eran lo correcto de comer después de la donación. Ni se me ocurrió que los jugos y néctares que le estaban recomendando los expertos a decenas de personas podía aplicar a mi también.

Dos horas después de la donación (y mi ocurrente snack) tuve un fuerte bajón de azúcar y un malestar y vómitos espantosos.

Al mismo tiempo también creí que la respuesta natural era perder un poco de peso en los días después de la donación. De nuevo un gran error. Tan solo vean la gráfica.Subí cerca de 6 libras en un día!

IMG_0382

Alguien que sepa me pudiera aclarar por qué esta repentina subida y bajada de peso?

Así que la moraleja de la historia es que quiero empezar a ser un poco mas humilde y no andar por ahí tomando decisiones desde un punto de vista que se puede resumir en que todo el mundo debe girar y comportarse en torno a mi por qué yo lo se todo!

Hasta Siempre Chris Cornell

Tengo 41 años. Me gradué del Colegio en 1993. Toqué guitarra en un grupo de rock durante mis últimos años del colegio y los primeros años de la universidad. No es casualidad que Soundgarden (Chris Cornell), Pearl Jam (Eddie Vedder) y Nirvana (Kurt Cobain) me influenciaron muchísimo. Son de mis grupos favoritos. He dedicado miles de horas a escuchar su música.

En este momento, dos días después de que Chris Cornell decidiera tomar su propia vida, estoy escuchando su disco en vivo, Song Book. Escuchar su voz trae fuertes emociones. Emociones que no había experimentado antes de esta manera.

La tristeza es profunda. Pero es una tristeza muy diferente a la que hubiese esperado experimentar. Usualmente la tristeza que he experimentado en situaciones similares es una tristeza relacionada con algún tipo de «perdida». Es decir, cosas como la música perdió un gran músico, el mundo perdió una gran voz. No se si se puedan relacionar con el tipo de tristeza al que me refiero.

Hoy no. La tristeza que siento trae consigo un tinte muy fuerte de empatía y no puedo dejar de pensar en que tendría que estar sintiendo un ser humano por dentro para tomar una decisión como la que tomó Cornell. Creo que por primera vez en mi vida me he podido probar, de una manera muy distante, el profundo dolor que una persona que termina su propia vida pudiese sentir. Me pude poner en sus zapatos.

Al mismo tiempo esta tristeza nada en un mar de miedos al reconocer que nos es imposible saber que realmente está pasando con cualquier persona con la que nos relacionamos. No tenemos las mas remota idea de en que estado se encuentra el espíritu de los demás. Ni siquiera de las personas mas cercanas en nuestras vidas. La pudiésemos perder en cualquier momento.

¿Que tan importante es tomarnos 1 minuto en el día para conectar de la manera mas profunda que podamos para preguntarle a alguien como está?

¿Que tan importante es ver a alguien a los ojos y decirle que el simple hecho de ser un ser humano es mas que suficiente para merecer vivir?
¿Por qué nos es tan difícil darle una sonrisa a un amigo que está pasando por un mal momento y recordarle que el dolor pasará? Y que sentir dolor no es algo malo. Que es parte de saber que estamos vivos.

Así que de nuevo, gracias por dejar tu huella en nuestras vidas Chris.

pd. Se que no tiene sentido escribirlo y que nunca lo podrás leer pero igual lo quiero escribir: «No tenías que hacerlo. Nadie tiene que hacerlo.»

Para Recordar

El día que confundí el cáncer con la indiferencia

Estaba sentado en mi computadora leyendo mi feed de Twitter. En ese momento leí que una persona cuyo nombre reconocí había muerto de cáncer. No es una persona que conociera bien. La había visto por ahí y en los últimos meses de su vida empezamos a trabajar juntos. El del lado de su empresa como  mi potencial cliente y yo del lado de Ubiquo como proveedor.

En los últimos meses empecé a sentir lo que yo califiqué como una falta de interés por su parte para que el proyecto se moviera. Luego de múltiples llamadas durante semanas, finalmente logré hablar con el. Tímidamente me dijo que no había estado bien de salud y que estaba teniendo que atender «otras cosas» muy importantes. ¿Mi reacción ese día? Arrogancia plena: Pensé, no le importa el proyecto y está siendo totalmente indiferente a todo lo que yo estoy tratando de hacer parta el y su empresa. ¿Acaso no lo puede ver?

De una u otra manera hice que la interacción que tuvimos ese día fuera todo acerca de lo que me importaba a mi. Como que si solo yo importara. Esta manera de pensar seguro me cegó a la posibilidad de que había algo importante mas importante para el que yo y el negocio que estábamos haciendo. Algo como estar viviendo sus últimos días. Ni siquiera me puedo imaginar lo difícil que eso ha de ser. Lo que si entiendo hoy es que si, seguro el estaba atendiendo cosas mucho mas importantes para el que el proyecto.

La lección: el mundo no gira alrededor de nosotros. No todos ven el mundo como lo vemos nosotros. Simplemente no podemos experimentar el mundo igual que otra persona. Y lo más importante, no tenemos el derecho de que los demás vean nuestros intereses como una prioridad para ellos.

Como diría Tim Ferriss: No atribuyas a la estupidez o mala intención lo que le puedas atribuir a la carga de trabajo o diferencia en prioridades.

Mi dependencia al café y como tener una vida mas feliz

Estoy con un fuerte dolor de cabeza. Es un dolor de cabeza que usualmente experimento cuando viajo por largo tiempo. La verdad, hasta hace poco me pude dar cuenta de que es lo que realmente lo causa: mi dependencia a la cafeína.

Ayer tuve un horario fuera de lo normal, solo tomé café temprano por la mañana. Luego, a las 10:00pm que volví a tener acceso a café me vi con el siguiente dilema: o tomo café ahora y no podré dormir o me duermo ahora y manejo el dolor de cabeza mañana. Opté por el dolor de cabeza. Verme en esta situación tan fuera de control para estar bien me llevó a las realizaciones que comparto a continuación.

Durante años me conté muchas historias de por qué el dolor. Cambio de zona horaria, dormir mucho, dormir poco, etc. Todo esto simplemente no es cierto. Me hacia falta detenerme y ver las  cosas como son. Sino tomo al menos 3 – 4 tazas de café o espresso en 24 horas me duele la cabeza. Dependo de la cafeína.

He estado pensando mucho al respecto de como esta dependencia al café se relaciona a la felicidad que podemos llegar a experimentar en la vida. También he estado leyendo mucho de la filosofía estoíca de vida. Y he llegado a la conclusión que mientras nuestro bienestar (físico: dolor de cabeza o emocional: que tan feliz estoy) dependa de algún factor externo (físico: café emocional: como me tratan los demás por ejemplo) la calidad de vida que tendremos siempre se verá limitada por estos factores externos.

Entonces la analogía se vuelve en , ¿que tal si poco a poco me quito la dependencia al café?  Pues ya me puedo sentir bien y no tener dolor de cabeza independientemente de si tengo acceso a cafe o no. Soy mas libre. Elimino la dependencia y tengo mas control de como estar bien. es lo mismo con otras áreas de la vida, si no necesito que las demás personas me traten de x o y manera, podré estar bien independiente de como otras personas me traten.

Creo que lo mismo aplica a todo e la vida. Necesito del nuevo carro para sentirme exitoso. Necesito esto o aquello para sentirme completo. Que tal si todo esto simplemente no es cierto.

¿Que tal si lo que realmente necesitamos para tener vidas mas felices es eliminar todas esas dependencias que nosotros mismos hemos creado a cosas externas, ajustar nuestras expectativas y aprender a vivir disfrutando nuestro mundo interior?

Todo lo que aprendí en 24 horas sin teléfono celular

El mundo no terminó y yo no soy tan importante. Y estoy ok con eso.

Ayer entregué mi teléfono para cambiarle la batería. Hoy ya me prestaron un teléfono. Creo que fue la primera vez que pasé tanto tiempo sin teléfono. Estuve muy ansioso todo el tiempo. La verdad que si me preocupo el estado en que pase todo el tiempo. Fue tanta la reacción que tuve que hoy dediqué una buena parte del día a pensar que estaba pasando conmigo.

Compilé que es todo lo que aprendí por que tengo la leve sospecha que no soy el único y creo que esto le puede ayudar a muchas personas.

Esto es lo que aprendí:

  1. El mundo no terminó. Durante as 24 horas tenía la constante sensación que que algo mal iba a pasar. Ya fuera con mi familia o en el trabajo. Y yo no me iba a enterar! No iba a poder reaccionar y ayudar. Esto me llevó a la siguiente conclusión.
  2. No soy tan importante. Al momento de recibir el teléfono prestado lo primero que hice fue instalar Whatsapp, Slack ,etc. Al tenerlos listos vi 3 o 4 chats de los típicos de amigos con fotos y puras tonterías. Estaba realmente esperando cosas «importantes» que hacer. Y ahí fue donde me di cuenta de que estuvo pasando. Estaba ansioso, esperando que hubieran problemas para poder ayudar a solventarlo y sentirme util. Me sentí bastante triste de que no se «necesitar» de mi. Después de todo, mis compañeros de trabajo saben donde contactarme incluso sin teléfono.
  3. Dado esto llegué a la conclusión de que para mi la única función del celular es atender cosas «importantes». De acá que aparte de Pokemon Go que juego con mi hijo, no instalo juegos en mi teléfono. Simplemente no.
  4. Entonces, si el teléfono es solo para cosas importantes, entendí por que cuando llamo a mi esposa y no me contesta me enojo. El teléfono es para cosas importantes. Yo estoy llamando. Ella no contesta el celular (algo importante). Entonces yo no soy tan importante.
  5. El tráfico no es tan malo! Estar en silencio y poder conectar con uno mismo sin ir viendo el celular y escuchando podcasts todo el tiempo es muy valioso.

En resumen, si, tenemos un hábito de estar con un teléfono y conectados todo el tiempo. Puede ser que dejar este hábito cueste un poco. Pero si escarbamos un poco mas siempre hay algo mas profundo. Siempre que hay una incomodidad hay algo que tenemos dentro que hay que trabajar. Esto usualmente se hace evidente cuando estamos incómodos.

Así que que aprendí:

El mundo no depende de mi, no soy tan importante y exponerme a situaciones incómodos como estar desconectado y sin celular 24 horas siempre me va a ayudar a descubrir algo importante de como estoy haciendo el mundo.

Barcelona, una ciudad de alta energía, baja en carbohidratos

Ayer aterricé en Barcelona a las 2:00pm. Es mi tercer vez acá para asistir al #MWC. Ayer estuve caminando por el area de Las Ramblas y Paseo de Gracia. Afortunadamente recientemente he estado haciendo bastante ejercicio y cuidando mi dieta. En total caminé 10 kilómetros.

Para los estándares de los países en que he estado en Amércia esto parece ser bastante. Acá no. Es muy común que todos se muevan caminando. Incluso escuché varios comentarios como «caminemos, no usemos el metro» a pesar de que el metro está bastante bien.

Creo que mucha de esta energía viene de el otro fenómeno que vi. Las dietas por acá son muy altas en proteína y bajas en carbohidratos. Ya se, puede que esto sea un problema de huevo y la gallina.  A lo mejor al caminar tanto y usar tanta energía las personas buscan este tipo de dieta (aunque no lo creo). De cualquier manera, se ve muy poca venta y restaurante orientado a la venta de comidas altas en azucares y carbohidratos, siendo la gran excepción los restaurantes de pizza y pastas. También tenemos la venta de turrones pero no parece ser algo principal.

En fin, en mi caminata de ayer sentí una muy alta energía, muy agradable. La estoy correlacionando con la gran cantidad de proteínas que vi a la venta en las calles, mercados y restaurantes. Hoy estaré saliendo de nuevo a ver que me encuentro y ya el lunes empieza el congreso. De encontrar mas datos a favor o en contra de esta teoría estaré actualizando este artículo.

Minecraft y una lección de vida muy importante

Me imagino que al igual que muchos otros papás, recientemente he pasado mucho tiempo jugando Minecraft con mi hijo. El actualmente tiene 6 años y tendrá un año y medio de jugar. Empezó en el iPad y ahora ya juega en PlayStation y computadora…

Adicionalmente a lo mucho que el juego fomenta la creatividad, el fin de semana recibí una lección de clase mundial. Como aquellos de ustedes que jueguen saben, el juego básicamente se puede jugar en uno de dos modos:

  • Modo creativo: en el cual el objetivo principal del juego es construir estructuras ya que desde el principio ya se cuenta con todos lo materiales posibles y nunca mueres
  • Modo de supervivencia: en el cual el objetivo es lograr conseguir todos los materiales, sobrevivir y ganarte todo lo que tienes

Hasta ese día habíamos estado alternando entre ambos modos de juego. Teníamos unos mundos «creativos» y otros mundos de supervivencia. A mi hijo se le ocurrió que empezáramos un mundo en modo creativo y luego de tener todo lo que queríamos nos pasaramos a modo de supervivencia. Luego de estar en modo de supervivencia unos 30 minutos sucedió. El se volvió a mi y me dijo algo así:

«Que aburrido es el modo creativo. Ya tienes todo y no tenes que conseguir y ganarte nada. No hay peligro y no podes perder lo que ya conseguiste. Empecemos otra vez en la era de la madera para que sea mas emocionante.»

Wow. Un reflejo muy exacto de como siento que debiera ser la vida. Una manera muy precisa de entender por qué se siente vienen lograr las cosas por los propio medios y no depender del esfuerzo de los demás para ganarte lo que quieres. Al mismo tiempo el comentario tiene un tinte que muestra como los seres humanos valoramos mas aquello que sabemos que podemos perder y que nos ha costado conseguir.

Gracias por recordarme lo importante que es esto Christian….

El peso que tiene el tráfico sobre Guatemala

Estoy escribiendo esto desde mi casa. Desde hace ya varios años he decidido adoptar un estilo de vida / trabajo en el cual la primer parte de la mañana (empezando desde muy temprano) la dedico a avanzar en actividades de trabajo que puedo ejecutar de manera remota. A lo mejor que la agenda del día lo permita trato de evitar el tráfico antes de moverme a la oficina.

Debo reconocer que mi situación no es típica debido a que trabajo en tecnología y mucho de mi trabajo se puede hacer remoto. También quiero aclarar que bastante de mis responsabilidades incluyen la interacción personal con otros miembros del equipo, reuniones, etc.

Bien, luego de esta aclaración, vamos al grano. El tráfico en Guatemala cada vez está peor. Ayer me tomé más de una hora y veinte minutos para desplazarme 13 kilómetros. Esto fue empezando a las 8:40am. Veamos que implicaciones tiene esto en Guatemala:

  1. Millones de quetzales desperdiciados en gasolina. Si, el costo de la misma ha bajado bastante (creo que este es un factor que también aporta a que haya mas tráfico) pero aún así la cantidad de gasolina que se quema y el deterioro en los carros es tremendo.
  2. Estimo que hay un promedio de entre una a dos horas de productividad directa perdida de manera diaria por persona. Esto suma entre 20 y 40 horas al mes por persona. Calculando 40 horas por persona al salario mínimo da miedo el costo ante el que nos estamos enfrentando.
  3. Realmente veo imposible que una persona promedio, ya sea que se desplace en carro propio o en autobús tenga una claridad mental y emocional óptima luego de experimentar una hora de tráfico intenso. Esto seguro le está pegando de manera indirecta a la productividad del país.
  4. No creo mucho en el impacto ambiental pero creo que algo ha de haber ahí.
  5. La calidad de aprendizaje de nuestros hijo y la siguiente generación se está viendo comprometida desde que los pocos niños que tienen el privilegio de asistir al colegio deben salir a horas muy tempranas y pasar una buena parte de su día escolar moviéndose al colegio. Al igual que la productividad de la fuerza laboral, el estado de nuestros estudiantes, futuro del país, se ve seriamente comprometido por el tráfico

No escribo esto a manera de queja. Tan solo expreso como veo la realidad de esta situación y quiero hacer algo al respecto. ¿Que hacer? Francamente no lo se. Y por eso estoy publicando esto, para ver si alguien mas allá afuera ve la seriedad del problema y quisiera ayudarme a pensar en soluciones factibles que podamos proponer. Espero sus comentarios.

Crédito: Foto por M. Escalante Herrera.