Menú Cerrar

Las apariencias engañan

Este dicho, que al menos yo vengo escuchando desde que soy muy pequeño, tiene mucho más implicaciones de las que nuestras abuelitas que tanto lo repetían creían. Siempre que escucho este inolvidable dicho, la referencia es hacia el cuidado que se debe tener ante las verdaderas intenciones de otras personas, especialmente con las intenciones de aquellas personas que no conocemos bien.

Pero a mi manera de ver las cosas esta manera de interpretar el dicho se queda corta. En realidad nada es como creemos que es y las apariencias siempre nos están engañando. El mundo es complejo y nuestra capacidad de interpretarlo es tan limitada que todo lo que podemos hacer es crear una aproximación de como realmente son las cosas.

Esa nueva relación, de la cual no tienes duda que será muy beneficiosa para todos, pudiera serlo, o no. Ese nuevo negocio que estás por empezar y que estás seguro que cambiará tu vida para siempre pudiera hacerlo, o no. Ese fracaso que sin duda alguna destrozará tu carrera profesional pudiera hacerlo, o no. Esa llamada de tu jefe que tu estómago está interpretado com un despido inminente pudiera serlo, o no. Nada es como creemos, todo es como es.

Recuerda, los seres humanos somos máquinas de interpretación. Interpretamos la realidad y luego le damos un significado. Nuestro proceso de interpretación es imperfecto y por eso es que las apariencias nos engañan.

Publicado en coaching

Deja un comentario

Contenido relacionado