Menú Cerrar

Si nada es suficiente…

“Nada es suficiente para quien lo suficiente es poco.”

— Epicuro

¿Cómo puede alguien escribir una frase tan breve que contenga tanta sabiduría? Hay tanto ahí que no sé por donde empezar. Tal vez lo mejor es iniciar con el análisis de lo que significa “suficiente.”

El diccionario dice que suficiente es “lo adecuado para cubrir lo necesario.” Es decir, suficiente es lo mínimo que se requiere para poder estar bien. Y es acá en donde se pone interesante la cosa. Cada persona decide constantemente qué es lo que requiere para sentir que está bien (que tiene lo suficiente). Puede ser que una persona requiera tener 2 casas y 5 millones dólares en el banco para sentir que está bien mientras que otra sólo requiera estar rodeado de seres queridos. Mas allá de las necesidades básicas de supervivencia, estar bien es algo totalmente subjetivo.

Entonces, ¿Qué sucede cuando una persona cree que lo suficiente es muy poco? Naturalmente buscará más de lo “adecuado para cubrir lo necesario”. Esto es lo que hacemos los seres humanos y es la base de todo el progreso que experimentamos como especie. El hecho de no conformarnos es lo que nos mueve hacia adelante. Esto es bueno.

¿Y qué sucede cuando una persona alcanza más de lo adecuado para cubrir lo necesario pero cree que eso no es suficiente? Se siente insatisfecha y el ciclo empieza de nuevo. Y esto se vuelve a repetir una y otra vez hasta el infinito. ¿Es esto bueno? ¿Es esto malo? No les puedo decir pero creo que es una situación que todos experimentaremos en nuestras vidas todo el tiempo.

Lo que sí le puedo decir es que si está condición de “siempre querer más” se llega a apoderar de nuestras vidas nunca podremos llegar a sentirnos bien con lo que tenemos. Creo que esto es una tragedia y lo debemos tratar de evitar.

Entonces, ¿Qué hacer? Una posible solución puede ser cambiar nuestras “necesidades” por “preferencias”. Por ejemplo, es muy diferente decir “prefiero cambiar mi carro cada dos años” que decir “necesito cambiar mi carro cada dos años”. Este pequeño cambio semántico nos lleva a una situación en la cual siempre estaremos buscando obtener más mientras al mismo tiempo podemos disfrutar lo que ya tenemos y así experimentar lo suficiente cómo suficiente y no como escasez.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado