Menú Cerrar

Cuando detenerse es mejor que actuar de inmediato

Hacer, hacer y hacer. Es lo que este desbocado mundo nos enseña todo el tiempo y es lo que aprendimos que se espera de nosotros desde que éramos pequeños. ¿Pero qué hay de aquellas veces cuando detenerse y poder esperar es mejor?

El mismo ritmo desenfrenado con el que vivimos nos ha instalado este hábito incontrolable de reaccionar a todo lo que nos dicen los demás. No solo esto, siempre estamos reaccionando a los impulsos, pensamientos y emociones que muchas veces ni siquiera sabemos qué estamos experimentando.

Una buen parte de tener una vida exitosa consiste en poder detenernos, pausar, procesar la información y responder de acuerdo a lo que se requiere. Rara vez la reacción automática e impulsiva es un recurso efectivo para lidiar con algo que está sucediendo.

Estamos en medio de una conversación muy importante, suena nuestro teléfono, sin pensar lo volteamos a ver y sin darnos cuenta ya estamos escribiendo una respuesta. Nuestra pareja dice algo cierto pero que no nos gusta y sin siquiera terminar de evaluar lo que ha dicho ya estamos pensando en qué decirle para poder herirle de regreso. Nuestro hijo se comporta de una manera que no va de acuerdo a lo que esperamos de él y antes de que pase un segundo ya alzamos nuestra vos para reprimirle. Algo sale mal en el trabajo y antes de pensar en corregir el problema estamos buscando quién es “el responsable” para poder descargar nuestras frustración con él o ella.

Poder detenernos y actuar de una manera consciente ante la mayoría de situaciones es algo invaluable. Sentimos el impulso de querer ir a comer algo y nos podemos detener a evaluar si realmente esto es algo que queremos hacer. El mundo se está desmoronando a nuestro alrededor y podemos detenernos a tomar un respiro y responder con sentido de urgencia y decisión pero sin precipitarnos. Alguien nos ofende con sus palabras y podemos detenernos a pensar cómo queremos contestar sabiendo que nuestras palabras afectarán la relación para siempre.

Creo que detenernos, aunque sea por un breve instante, siempre es mejor que actuar de inmediato y sin pensar. Aprendamos a pausar.

Publicado en coaching

Deja un comentario

Contenido relacionado