Menú Cerrar

Mi realidad nunca es la tuya

¡Qué pérdidas nos podemos dar en nuestra propia manera de ver el mundo! Confundimos nuestros pensamientos con la realidad y negamos cualquier posibilidad de que los demás operen de una manera distinta a la nuestra. Cuando no estamos conscientes de esto —como a menudo me pasa a mí— cometemos los más grandes errores de nuestras vidas.

Hace una semana estaba coordinando el pago para una persona en el interior del país. Durante todo el proceso, a pesar de tener muy claras las circunstancias de la persona (no está bancarizada), yo estaba planeando el pago sobre el supuesto de que la persona podría instantáneamente recibir un transferencia electrónica en cualquier momento. Mi plan estaba muy lejos de la realidad de esta persona porque yo estaba operando desde mi propia realidad.

Cuando llegó el momento de pagar, la realidad de la situación me pegó como una lluvia de ladrillos sobre la cabeza. Recibí una sorpresa monumental acerca de algo que ya sabía y que debiera haber tenido presente todo el tiempo.

Los siguientes dos a tres minutos se desenvolvieron lentamente. Creo que fue por la intensa actividad de mi mente que buscaba alguna manera racional de explicar cómo había podido pasar tal debacle. Después de días de reflexión, la respuesta finalmente llegó: mi realidad nunca es la tuya.

¡Feliz Navidad!

Publicado en coaching

Deja un comentario

Contenido relacionado