Menú Cerrar

Como resolver las crisis o problemas sin usar el miedo

Por momentos me impresiona lo mucho que los seres humanos utilizamos el miedo para lograr las cosas que queremos. En especial, lo hacemos mucho cuando nos vemos ante un problema o lo que muchas personas describirían como una «crisis».

Estando al tanto de lo mucho que yo mismo utilizo el miedo como motivador y, al mismo tiempo reconociendo lo desgastante y poco sostenible que es esta estrategia, estoy haciendo un empuje bastante fuerte en Interactúa para cambiar este patrón de conducta.

Lo primero que se debe hacer cuando se quiere cambiar un comportamiento es entender de donde viene. Creo que el caso de utilizar el miedo como motivador es bastante simple. No hace falta mas que ver como estamos criando a los niños y dar un vistazo a como funciona el sistema educativo. Prácticamente la motivación con que muchos de nosotros crecimos y muchos niños actualmente están creciendo es: «evitar el dolor».

i.e. Voy a sacar buenas notas para que mis papás no me regañen / castiguen, voy a colaborar en clase para que la profesora no se enoje conmigo, voy a ordenar mi cuarto para que mi mamá no se oponga a que salga el fin de semana, etc.

Siempre hay dos maneras de ver las cosas. De una manera positiva o una manera negativa. Muchos de nosotros hemos crecido viendo las cosas de una manera en la cual lo primero que nos preguntamos es  ¿que pasa si no hago o logro esto? Si la respuesta es algo que no nos gusta, pues entonces nos movemos.

Ahora bien, que pasaría si todo viéramos el mundo de una manera distinta. Que tal si lo primero que nos preguntáramos al tener una decisión enfrente fuera, ¿como sería mi vida si logro esto? ¿en que tipo de persona me convertiré si sobrepaso este obstáculo? ¿que clase de ser humano quiero ser? ¿cómo se impactará al mundo si hago lo correcto en lugar de lo cómodo, no por qué tengo miedo sino por que esto es algo importante para mi?

Día tras día veo que los problemas se resuelven y las cosas medio marchan hacia adelante. Pero todo esto se da a cambio de un precio muy alto: la tranquilidad de las personas que viven en constante miedo de que pueden perder si algo sale «mal».

Me pregunto hoy, ¿que hará falta en mi y en todos nosotros para que podamos cambiar todas aquellas cosas que no están bien por qué queremos un mundo mejor y no por qué nos cagamos del miedo? ¿Quizás empezar por entender que es lo importante para nosotros sea un buen punto de partida?

Publicado en motivación, reflexión, Uncategorized

Contenido relacionado

Deja un comentario