Menú Cerrar

Repetición

El niño cae una vez más y luego se vuelve a parar. El emprendedor quiebra otra empresa y de nuevo busca inversionistas para poder darle vida a su siguiente aventura. La persona con dislexia no entiende lo que lee pero se sigue sentando por horas frente a ese libro del que tanto quiere aprender. El atleta comete un error a la hora de la final y vuelve al campo de entreno a hacer otras 10,000 repeticiones antes de su siguiente torneo.

La repetición es uno de los factores más importantes del éxito. La repetición puede parecer aburrida y no lo más “sexy” del mundo pero vaya que es efectiva. La única manera de dominar cualquier habilidad es dedicarle mucho tiempo para intentar, fracasar y luego volverlo a intentar una vez más —hacer repeticiones.

Ahora volvamos al niño que mencioné al principio del post. Si nos fijamos en el comportamiento de los niños pequeños se hace obvio que la naturaleza humana abraza la repetición. Todavía no he visto a un niño pequeño que se aburra de estar aprendiendo a caminar. Todos se pasan hora tras hora y día tras día perfeccionando sus movimientos hasta que logran su objetivo de aprender a caminar.

Para mí está claro que algo pasa entre esos maravillosos momentos de infinitas repeticiones en la infancia y las lamentables quejas de los adultos para quienes todo es aburrido y detestan la oportunidad de aprender algo nuevo. Repetir es aprender y aprender es crecer. Para ser los mejores en lo que hacemos hay que volver a ser como los niños pequeños —tenemos que volver a enamorarnos de la repetición.

Publicado en coaching

Deja un comentario

Contenido relacionado