Menú Cerrar

Aprender a soltar el pasado

Cuenta una historia ancestral de dos monjes Budistas que caminaban por el campo en un largo viaje. Ambos monjes compartían una firme creencia, aprendida directo de el seno de su milenaria cultura, que no les permitía, bajo ninguna circunstancia, tocar a una mujer.

Y así, el viaje se desarrollaba sin novedad alguna hasta que nuestros monjes llegaron a la orilla de un río en donde una desesperada mujer buscaba como hacer para cruzar hasta el otro lado sin mojarse.

Después de un largo momento de reflexión, un monje decidió tomar a la mujer en sus brazos y colocarla sobre su hombro. En cuestión de lo que no pudo haber sido más de cinco minutos los tres habían cruzado el río, ella sin mojarse. El monje bajó a la mujer, quien le agradeció efusivamente, y luego los dos monjes siguieron con su camino.

Al final de la tarde, unos veinte kilómetros más allá del río, finalmente uno de los monjes rompió el silencio de horas y le dijo a su compañero,

— “Aun no puedo creer que hayas cargado a esa mujer.”

— “Y yo no puedo creer que tú la sigas cargando tantos kilómetros después”, respondió el otro.

Y así es. Muchas veces el no poder dejar ir el pasado es mucho peor que lo que en realidad ocurrió. Aprender a dejar ir es una de las habilidades más importantes que se pueden aprender.

Si quieren aprender más sobre este tema los invito a escuchar este episodio de mi podcast Conceptos en dónde profundizamos sobre cómo dejar ir cosas materiales, relaciones y emociones con mi gran amigo Manuel “Flow” Cordón.

Publicado en coaching

Deja un comentario

Contenido relacionado