Menú Cerrar

Inventario de experiencias

Al final de nuestras vidas, en ese momento en donde no hay marcha atrás, lo único que nos podrá reconfortar será la calidad de vida que hayamos tenido. No haya nada más.

Hay algo que yo le llamo inventario de experiencias. Es el conjunto de memorias y recuerdos que voy recopilando a lo largo de mi vida. ¿Qué determina la calidad de mi inventario? Pues las acciones que tomo en cada momento, claro.

Para mí es importante frecuentemente recordar que algún día voy a morir. Realmente espero que no vaya a ser pronto pero eso no significa que no lo tenga presente. ¿Por qué? Porque recordar esto y saber que cuando ese momento llegue lo único que tendré será mi inventario de experiencias me hace una mejor persona hoy.

Sé que de alguna manera la experiencia que tenga en esa despedida, ese momento final, será importante. No sé que pase después —y tampoco me importa mucho— pero poder experimentar ese momento sin remordimiento alguno es vital para mi.

“El verdadero infierno”, me dijo una vez un buen amigo, “es cuando el yo que pude haber sido se encuentra al yo que soy en el lecho de muerte”. La verdad que esa idea del infierno no me llama mucho la atención. Prefiero seguir trabajando en un buen inventario de experiencias.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado