Menú Cerrar

Solo porque puedes

A travez de la historia de la humanidad se han escrito miles de relatos —tanto reales como ficticios— cuyo tema principal es el poder. Uno de los ejemplos mas prevalentes es el Anillo de Giges.

Aquellos de ustedes que hayan leído La República de Platón recordarán que se menciona este anillo como un artefacto mítico que le otorga el poder de desaparecer cuando quiera a su dueño. (¿Alguien más pensando en El Señor de los Anillos?).

En el contexto de La República, el anillo se utiliza para cuestionar si una persona inteligente sería justa incluso cuando no tuviera miedo alguno a las consecuencias de desarrollar una mala reputación por cometer injusticias (ser invisible). Es decir, cuenta con poder absoluto.

Es difícil de poder relacionarse de manera directa con tener esta magnitud de poder. Pero se puede tratar. Se puede empezar preguntándose ¿Cómo me comportaría yo si mis acciones no tuvieran consecuencias? ¿Qué límites me pondría yo mismo si nadie más me pudiera limitar? Suena tentador, ¿no?

La realidad es que en nuestras vidas todos nos encontramos en situaciones que, aunque a primera vista no parecieran tener similitud, sí resultan ser muy similares. Por ejemplo, si le grito y le falto el respeto a un empleado por que soy su jefe y sé que el no va a decir nada por qué necesita el trabajo, ya estoy jugando con fuego.

A lo que quiero llegar es que debemos estar muy atentos a la dinámica de poder que se esté manejando en cualquier momento. Las dinámicas de interacción humana son muy complejas y todos estamos sujetos a sentirnos muy poderosos o indefensos en cualquier instante.

Ignorar esta realidad del poder lleva a consecuencias que, aunque muchas veces no se cree que existan, son reales y pueden ser llegar fatales —ver caso George Floyd.

En caso de cualquier duda, la mejor regla a seguir es bastante simple… Solo porque puedes hacer algo, no significa que debas hacerlo.

Publicado en reflexión

Deja un comentario

Contenido relacionado