Menú Cerrar

Etiqueta: proyectos

Somos una sociedad enfocada en empezar y no terminar cosas

Un joven decide que va a estudiar medicina. Está por empezar su carrera. Su familia lo festeja, se hace bastante alboroto alrededor de la decisión. Una pareja se va a casar. Van a empezar una nueva familia. Vienen las despedidas de solteros, fiestas, etc. Alguien se inscribe en el gimnasio y ya siente que está en forma con tan solo haber firmado el cheque. Otra persona compra un libro y cree que ya tiene el conocimiento con haberlo agregado a su librera.

La realidad es que somos una sociedad enfocada en festejar el inicio de las cosas. No somos buenos en terminarlas. En esta sociedad actual las personas dejan la universidad (ojo! no siempre esto es una mala decisión), se divorcian, pagan membresía anual al gimnasio que nunca usan y acumulan libros que nunca leen.

Hay bastante mas valor en terminar lo que empezamos. Comprometernos con hacer lo que decidimos y llevar cada uno de nuestros proyectos a su conclusión. Por ejemplo, terminar nuestros estudios, comprometernos a mantener nuestras familias unidas y felices, estar en forma y hacer ejercicios después del 15 de enero y leer los libros que compramos.

Este hábito de terminar lo que empiezas puede hacer todo el cambio en tu vida. Es un compromiso contigo y con lo que quieres lograr en la vida. No festejes que empezaste algo, festeja el compromiso de haber seguido hasta el final y haber terminado lo que empezaste!

Que es mejor para tu proyecto, ¿cantidad o calidad?

Por proyecto me refiero a tu negocio, producto, página Web, blog, etc. Quiero mas likes, cuantos seguidores tengo y otro sin fin de métricas de vanidad que se están persiguiendo, a mi manera de verlo, sin un propósito verdadero.

Mi opinión personal es que cualquier proyecto que se decida lanzar debe tener un propósito concreto. Debe querer construir algo en el mundo que sea importante para la persona que lo está liderando. La disyuntiva que tengo es que creo que no siempre la cantidad de personas que se involucren es un proyecto (like, follow, etc.) es un buen indicador del impacto que puede tener el proyecto.

Para mi el  impacto, la calidad o éxito de un proyecto se define por la calidad y el impacto que este tenga en las personas y el mundo. Para mi no se trata tanto cuantas personas tengan conocimiento de que el proyecto existe. ¿Cuanta veces escuchamos expresiones relacionadas a lo importante que es cambiarle la vida aunque sea una sola persona? Es nos suena muy inspirador.

No estoy diciendo que el objetivo de un proyecto al que se le invirtió 1 millón de dólares debe ser buscar a 5 «pelones» que tengan una excelente experiencia con el. Mas bien, creo que lo que se debe perseguir es enfocarse en crear experiencias trascendentales a cada una de las personas que interactuan con un proyecto y crecerlo de esa manera sin nunca sacrificar la calidad de esta experiencia por obtener mas usuarios.

La diferencia entre incertidumbre y riesgo y por qué es importante

En muchas ocasiones pensamos que la incertidumbre necesariamente implica riesgo. Tanto así que a veces hasta pensamos que son lo mismo. Esto no es del todo cierto. Veámoslo mas de cerca con la definición y un ejemplo que parafraseo del blog de Seth Godin:

La incertidumbre implica un rango de posibles resultados. El hecho de tener un rango de resultados, todos inciertos no quiere decir que te estés exponiendo a riesgo. Tan solo quiere decir que puedes obtener un resultado con el que no estés totalmente contento.

Para ejemplificar, si llamas a 100 personas para convencerlas de una idea con la que quieres que se enrolen, es incierto cuales 40 personas vas a impactar con tu mensaje, pero el riesgo de que nadie te escuche es muy bajo.

Así que la pregunta que nos debemos hacer todos es ¿estoy dudando de mover lo que quiero hacer adelante por qué hay un riesgo real de que todo fracase o por qué simplemente no estoy seguro de que el futuro vaya a ser igual a la visión que tengo?

El secreto para cerrar un proyecto

Y la historia se repite. Actualmente estamos trabajando en lanzar varios proyectos (Startups) y el cierre está requiriendo de bastante esfuerzo y coordinación. El principio de Paretto (80 – 20) está presente. 

El 80% del trabajo ya está hecho. Tan solo hacen falta los pequeños detalles finales, el 20% restante. Pero creanme que este 20% final está requiriendo, por alguna razón u otra, el 80% del esfuerzo invertido en el proyecto. Esto no es nada nuevo y se debe aprender a manejar. ¿Cómo?

Bien, lo primero que se me viene a la mente es la planeación y la regla de las 6 P’s (Proper Prior Planning Prevent Poor Performance). Firmemente creo que un proyecto se complica al momento de cerrar por qué no está bien definido y la planeación es defectuosa. Es muy difícil aterrizar algo que no está definido y que no existe de una manera clara en la mente de los ejecutores.

Como segundo punto debo citar la atención al detalle. En realidad esto es lo que conforma este 20% final de trabajo. Afinar detalles y realizar ajustes menores. Al momento de querer cerrar un proyecto esto es lo que queda pendiente: pequeños detalles. Muchas personas tienen problema con esto. Especialmente porque es difícil afinar detalles de algo que no está definido y/o planeado (ver párrafo anterior).

Finalmente mencionó la paciencia. ¿Por qué? Porque el cerrar un proyecto requiere de infinitas pruebas y un procedimiento de prueba y error muy extenso. Esto es directamente proporcional al tamaño del proyecto. No obstante es una tarea que a muy pocas personas les agrada y una menor cantidad la hacen bien. Para cerrar proyectos se debe ser muy paciente y hábil para realizar pruebas. ¿Cómo saber si las pruebas son exitosas? Las debes evaluar contra tu planeación (ver dos párrafos arriba).

Creo que está claro. Cerrar un proyecto requiere de muchas cosas. Pero el secreto es la planeación y definición del proyecto. Si se tienen buenas especificaciones y objetivos claros acompañados de la atención al detalle y un poco de paciencia los proyectos se cerrarán!

La documentación de los proyectos es importante

Documentar un proyecto tiene 2 objetivos. Primero, poder definirlo y delimitarlo en su fase de concepción y segundo, poder controlarlo y medirlo durante la fase de implementación. Yo básicamente trabajo con proyectos de tecnología sobre el Internet y debo admitir que hasta hace unos cuantos meses la documentación la utilizaba para adornar el proyecto y muchas ves para tener algo que presentar.

Bien, algo siempre me estuvo diciendo que todos esos Gantts, Wireframes, Mockups y diagramas de flujo tenían un propósito más grande que esto. Compré Communicating Design de Dan Brown (No el del Código de Davinci) y aprendí a poner todos estos documentos en contexto. No solo esto, aprendí técnicas de presentación y redacción de cada uno de estos documentos que son vitales para ejecutar un proyecto de manera exitosa.

Actualmente estoy liderando un proyecto muy grande (4 – 5 personas en distintos países y más de un año de trabajo) y ya el conocimiento adicional está empezando a rendir frutos.

La comunicación de los requerimientos y expectativas a todos los interesados se está logrando de una manera muy eficiente.

Muy pronto empezaré un serie en donde iré entrando en detalle sobre como trabajar cada uno de los documentos. Manténganse al tanto.