Menú Cerrar

Etiqueta: objetivos

Libertad para planear

Hoy para muchas empresas está terminando el segundo trimestre del año. Esto significa que el plan del tercer trimestre ya debe estar listo para empezarse a ejecutar. En las últimas semanas estuve hablando con varios amigos emprendedores y después de varias horas de plática encontré un patrón muy interesante.

Para ser honesto, no sabía que iba a resultar de las pláticas pero lo que encontré no me sorprendió para nada. Encontré que muchos de los procesos de planeación están resultando bastante más difíciles de lo normal. Incluso, pareciese ser que algunos están un poco retrasados —nosotros no somos la excepción.

Considero que esto hasta cierto punto es normal. La situación global de la pandemia ha introducido bastante incertidumbre al sistema y, ya después de más de 3 meses de restricciones, el panorama económico es desalentador.

A más incertidumbre, más difícil planear, ¿correcto? Este es el postulado que ha estado ocupando mi mente durante la mayor parte de los últimos 3 días. ¿Por qué se siente tanto riesgo planear cuando la incertidumbre es grande?

La respuesta es bastante obvia. Planear en un ambiente incierto incrementa las probabilidades de que el plan no se cumpla. No cumplir nuestros planes se siente muy mal. Se interpreta muchas veces como fracaso. Pero no se debe olvidar que el hecho de que un plan no se cumpla NO es lo mismo que fracasar.

¿Qué pasa si vemos nuestros planes como una propuesta que le hacemos al mundo de que es lo que creemos que es el mejor curso de acción a tomar dadas las condiciones actuales? Nada más que eso. ¿Qué pasa si quedamos abiertos a cambiar los planes si las condiciones más importantes cambian lo suficiente? ¿Qué pasa si en lugar de sentirnos encadenados a un plan, liberamos nuestra creatividad para afrontar retos futuros? Realmente creo que incrementamos las probabilidades de lograr nuestros objetivos.

El enfoque debe centrarse en estar constantemente haciendo experimentos. Un plan fácilmente puede verse como un experimento. Si resulta, genial! Si no pues más de algo se aprendió del experimento y se debe tomar en cuenta para la siguiente iteración.

Finalmente, es importante hacer la aclaración de que estoy definiendo plan como la secuencia de pasos a seguir para cumplir un objetivo previamente definido. Muchas veces se confunden los objetivos a lograr en el trimestre con el plan de cómo se van a lograr. Mucho del tiempo de planeación se usa para definir las metas u objetivos.

Claro, en condiciones muy drásticas los objetivos van a cambiar —pensemos en ferreterías que ahora están funcionando como supermercados. Pero realmente las metas del trimestre, aún en condiciones de alta incertidumbre debieran cambiar poco. Más cuando ya se ha pasado cierto tiempo en condiciones similares.

Así que la moraleja de la historia es fijar metas lo más cercanas posible a lo que se quiere lograr. Inmediatamente después empezar a correr experimentos (planes) para encontrar el camino correcto para lograr esa metas. Iterar y corregir rumbo de acuerdo a condiciones cambiantes.

Siéntanse libres para planear.

OKRs 101

Millones de personas —todas trabajando duro y con las mejores intenciones— invierten cientos de horas cada año en cumplir los objetivos de las empresas en donde trabajan. Aún así, estas empresas logran alcanzar menos de la mitad de los objetivos que se proponen.

La razón principal que causa esta disyuntiva es que las técnicas de gerencia más utilizadas no aseguran que la compañía enfoque todos sus esfuerzos en los mismos asuntos importantes a través de toda la organización. Cada quien jala por su propio lado.

Los OKRs1 son una metodología de gestión especialmente diseñada para alinear los esfuerzos de toda una organización hacia los asuntos más importantes para la compañía. Su creador fue Andy Grove de Intel y fue popularizada por John Doerr y Larry Page en Google.

Como el nombre lo dice, la metodología se enfoca en Objetivos y Resultados Clave.

Los objetivos son QUE es lo que se debe lograr; son significativos, concretos, y orientados a la acción. Idealmente son inspiracionales. Su implementación evita que el pensamiento y la ejecución sean difusas y vagas. Crean una visión de ejecución muy clara con la cual toda la organización se puede identificar.

Los resultados clave miden y monitorean COMO se va a lograr el objetivo. Para ser efectivos los resultados clave deben ser específicos y tienen que estar atados a una fecha. Los mejores resultados clave son agresivos y a la vez realistas; son medibles y verificables.

Se definen de tal manera que al terminar el período para su cumplimiento —usualmente un trimestre— se pueda dictaminar muy fácilmente si el resultado clave se cumplió no. Es por esto que un buen resultado clave tiene un número como parte central de su definición. El número elimina cualquier área gris acerca del cumplimiento; o se cumplió con el número o no se cumplió.

Mientras que los objetivos se definen a largo plazo para ser cumplidos en períodos de hasta una año o más, los resultados clave son dinámicos y van cambiando conforme se avanza con el trabajo. Si los resultados clave se completan, necesariamente se habrá cumplido con el objetivo. De lo contrario el objetivo y los resultados clave se definieron incorrectamente.

Al día de hoy la propuesta principal de la metodología OKR sigue tan vigente como en los 70s cuando Grove la creo. “Los OKRs traen a la superficie tus metas principales”, escribe Doerr en su libro Measure What Matters. “Son los conductores de los esfuerzos y la coordinación. Vinculan las diversas operaciones, trayendo propósito y unidad a toda la organización”.


  1. Objetivos y Resultados Clave por sus siglas en inglés Objetctives and Key Results ↩︎

Presta atención, tu vida depende ello

“¿Cómo sería tu vida si todo lo que haces lo hicieras cómo si tu vida dependiera de ello?”, me preguntó frente al lago aquel amigo. Esto ya fue varios años atrás. Al día de hoy sigo pensando en aquella pregunta. No hay nada mejor que una buena pregunta para sentarse a reflexionar y eventualmente encontrar como crecer.

Después de la conversación que tuvimos a raíz de esta pregunta, me quedó muy claro que él no se refería a aquellas cosas que son “trascendentales” en la vida. Se refería a las actividades cotidianas, a las pequeñas cosas que muchas veces hacemos sin siquiera darnos cuenta que las estamos haciendo.

La pregunta está diseñada para ayudarnos a reflexionar sobre como “construimos” nuestras vidas. “Construir” nuestra vida no es nada más que ir sumando todas las acciones que hacemos y las decisiones que tomamos en cada minuto de cada día. ¿Cómo sería tu vida si todo lo que haces lo hicieras como si tu vida dependiera de ello?

¿Cómo sería mi vida si mi vida dependiera de despertarme a la hora que dije que lo iba a hacer? ¿Cómo serían los artículos que escribo si mi vida dependiera de escribirlos lo mejor que puedo? ¿Cómo sería mi empresa si mi vida dependiera de ser el mejor CEO que puedo ser? ¿Cómo sería mi familia si mi vida dependiera de ser el mejor esposo / padre que puedo ser? ¿Cómo sería cada interacción que tengo con otras personas si mi vida dependiera de ser lo más generoso y compasivo que puedo ser? ¿Cómo serían las reuniones que lidero si mi vida dependiera de liderar las mejores reuniones que puedo liderar?Inserte sus propias preguntas acá…

Responder estas preguntas puede ser duro pero la recompensa es grande. Para arrancar, podemos empezar a ver destellos de lo majestuosa que pudiera ser nuestra vida si tan solo nos comprometiéramos a dar todo lo que somos en todo momento. Nos ayuda a construir una visión clara de la vida que quisiéramos un día alcanzar.

Luego, las respuestas que damos nos ayudan a ver donde estamos realmente en contraste a en donde quisiéramos estar. Evidencian lo muy poco que a veces nos esforzamos por construir las vidas que queremos llegar a tener. Nos dejan claro que mucho de lo que no hemos logrado es por la falta de compromiso que tenemos. Esto puede ser muy doloroso pero resulta muy útil. No se puede llegar a donde se quiere ir sin antes saber desde donde se está empezando a caminar.

Presta atención a los pequeños detalles de tu vida. Cada acción suma y te acerca o te aleja de lo que quieres lograr. Todas las decisiones que tomes, sin importar cuan pequeñas parezcan, te definen como persona. Procura siempre actuar con excelencia.

Finalmente no olvides preguntarte, ¿cómo haría esto que estoy a punto de hacer si mi vida dependiera de ello? La realidad es que tu vida si depende de ello.

No esperes naranjas si estás sembrando manzanas

El pasado viernes, muy temprano por la mañana, grabé un episodio de mi Podcast Conceptos. Lo que más me gusta de el Podcast son los pedacitos de oro que dejan las conversaciones que se graban. El episodio de esta semana excedió las expectativas.

La conversación fue acerca del entrenamiento mental y la importancia de nuestros pensamientos. «Manolo, una persona no puede esperar tener resultados positivos si está teniendo pensamientos negativos.», me dijo Stephanie. «Es cómo estar sembrando semillas de manzana y luego esperar tener arboles de naranja».

Hace tanto sentido cuando uno lo ve así. Pero la mayor parte del tiempo simplemente no estamos conscientes de nuestros pensamientos. «Una persona tiene aproximadamente 90,000 pensamientos al día.», afirmó Stephanie. Me resulta impresionante lo poco conscientes que estamos de la mayoría de esos pensamientos –al menos sé que en mi caso es así–.

El primer paso es poder estar conscientes de qué tipo de pensamientos estamos teniendo. El segundo paso es tener claramente definido el objetivo que queremos lograr. El tercer paso es asegurarnos que los pensamientos que estamos teniendo nos conduzcan a los objetivos que queremos lograr. De lo contrario, estaremos sembrando manzanas y esperando tener naranjas.

El arte de empezar de nuevo

No importa cual sea la situación. Puede ser un corte de electricidad que cause que pierdas todos los avances que no habías guardado por horas en tu videojuego favorito, puede ser ese disco duro que muere completamente justo en el momento que estabas terminando la tesis de la universidad o puede ser la salida inesperada de un trabajo. Lo que sea.

Cuando algo así te suceda básicamente tendrás 2 opciones frente a ti: detenerte ante el obstáculo (pared de ladrillo) que tienes enfrente o utilizar ese obstáculo (pared de ladrillo) para catapultarte a un mejor lugar.

Opción 1, ser detenido por el obstáculo.

Esto prácticamente quiere decir ver el obstáculo cómo un problema sin solución. Y una vez que ves una situación cómo un problema sin solución, prácticamente le has dado el poder a tu problema de ser invencible. Fin del juego. Nunca volverás a empezar de nuevo.

Opción 2, utilizar el obstáculo como catapulta.

¿Pero que pasa si ves el problema cómo una oportunidad? Y no solo lo ves cómo una oportunidad sino que como un regalo sin el cual nunca podrías hacer tu mejor trabajo, un regalo sin el cual nunca te podrías convertir en tu mejor versión.

Debes recordar que sin importar cual sea el problema, claro, exceptuando la muerte, siempre tienes la oportunidad de aprender algo de él. De ver algo que no habías visto antes. De entender cómo funciona algo que antes no entendías. De empezar de nuevo con mente fresca y un corazón lleno de ilusión. Tan solo debes buscar.

Empezar de nuevo siempre es una opción. Siempre. Y es una opción que te garantiza el éxito. Por qué lo peor que puedes pasar al empezar de nuevo es que vuelvas a fallar. Y si vuelves a fallar recuerda que también puedes volver a empezar de nuevo sabiendo un poco más, siendo un poco más fuerte y con más experiencia que la vez anterior.

Cuando tengas una pared de ladrillos enfrente que no te deje pasar, recuerda para que están esas paredes ahí (los obstáculos): Tan solo están ahí para separar a las personas que medio quieren alcanzar sus objetivos de aquellas que realmente los quieren alcanzar y están dispuestos a derrumbar esas paredes para lograrlos.

Este es el arte de empezar de nuevo.

Si lo puedes soñar, lo puedes lograr

Creo que al momento yo tenía cerca de 8 años. Mis papás llevaron a toda la familia a Disney World. Recuerdo vivamente estar en Epcot Center en la atracción llamada el «Mundo del Futuro».  Aún puedo escuchar a mi papá explicándome y repitiendo una frase del gran Walt Disney que estaba inscrita en lo alto del  techo:

«Si lo puedes soñar, lo puedes lograr»

En el momento no pude entender por qué esta frase era tan importante para mi papá. Mucho menos pude entender por qué era tan importante para el que yo la entendiera. Pero el tiempo tiene una manera muy peculiar de trabajar su magi,a y hoy, muchos años después, puedo ver para atrás con infinito agradecimiento aquel instante en que me estaban dando una gran lección de vida.

¿Que significa esto de «si lo puedes soñar, lo puedes lograr» para mi al día de hoy?

Empiezo pensando en que lo primero que debo hacer si quiero lograr algo que aún no he logrado es poder visualizarlo. Es imposible pegarle a un blanco que no puedo ver. Es muy importante que de alguna manera eso que queremos lograr se cristalice dentro de nuestro ser  de una manera muy clara y concisa. Una vez que lo podemos ver claramente creo que entonces ya podemos proceder a creer en ello  de una manera visceral y contundente.

También creo que significa que si una persona tiene la capacidad de imaginar o soñar con algo que quiere que exista en el mundo, ya sea algo personal o algo mas grande que involucre a otras personas, necesariamente la persona también tiene la capacidad de hacerlo una realidad.

Es cierto que las ideas pueden venir unas detrás de otras  y también es cierto que la gran mayoría de ellas mueren antes de siquiera nacer. Es díficil ejecutar las ideas.  ¿Cuantas veces hemos tenido grandes ideas para tan solo decirnos minutos después que nunca van a funcionar? Pero esto es una limitante que nosotros mismos nos imponemos. Esto lo hacemos ya sea por miedo, comodidad o falta de motivación. No por qué no no nos sea posible alcanzar nuestros sueños. Creo que esta frase significa que no existen excusas válidas para abandonar nuestros sueños.

Por otro lado esta frase también me pone a pensar en lo importante que es tener un dominio sobre nuestros pensamientos y las cosas que queremos lograr. Si la realidad de las cosas es que si podemos soñar algo entonces lo podremos lograr, ¿que sucede si tenemos sueños destructivos? Personalmente creo que estos sueños también aplican y de igual manera los podemos lograr. Es por esta razón que vemos tanta destrucción y dolor en el mundo. Todo empieza entonces, con la calidad y nobleza de los sueños que cada uno de nosotros cultiva en nuestros interiores.

No creo que quede mucho mas que decir que agradecerle mucho a mi papá aquel día en que todo lo que hizo fue llevar mi atención a una frase que el día de hoy es un motor de vida que me está impulsando a lograr mis sueños. Gracias papá!

Sobre los equipos de alto rendimiento

¿Por qué hay equipos que logran mas que otros? ¿Como es posible que existan proyectos y logros tan fantásticos en la humanidad? Me refiero a cosas como poner a un hombre en la luna, el Internet, los  aviones, Microsoft, Apple, McDonalds, etc. Son organizaciones impresionantes. Como pueden estos equipos lograr tanto desempeño. Estas y muchas otras preguntas relacionadas me han estado dando vueltas en la cabeza desde ya hace varios meses.

Antes que nada es importante reconocer que los equipos de alto rendimiento no logran mejores resultados que los demás porque tengan menos dificultades, contratiempos o retos difíciles. Los equipos de alto rendimiento logran mas por que tienen un mayor compromiso con los resultados que quieren lograr. En un equipo de alto rendimiento, el compromiso va mas allá que los resultados. El compromiso es con cada miembro del equipo. Estas personas dan todo lo que tienen por sus compañeros de equipo.

El compromiso de los miembros hacia el equipo es explícito y muy claro. Usualmente como nace un equipo común y corriente se limita a juntar un grupo de personas, ponerlas en un cuarto juntos y pedirles que empiecen a trabajar. No es así con un equipo de alto rendimiento. Lo primero que hace un equipo de alto rendimiento es poner las reglas del juego claras para que todos los miembros sepan que se espera de ellos. Esto se logra con hacer una pregunta directa: ¿Todos los que están acá quieren pertenecer a un equipo de alto rendimiento?

¿Que caracteriza a un equipo de alto rendimiento?

  • Siempre tienen sus metas claras, bien definidas y altamente agresivas.
  • Nunca están conformes. Siempre quieren lograr mas y mejores resultados.
  • Su pasión por concretar sus proyectos es tan grande que mas que compañeros de trabajo son amigos, un tipo de familia.
  • Se respetan unos a otros y nunca van a dejar a un compañero de trabajo «tirado». Se cuidan unos a otros.
  • Su entrega hacia el equipo es genuina y nunca forzada. La búsqueda de lograr los compromisos es natural y fluida.
  • Son equipos multidisciplinarios donde personas cono diferentes habilidades se unen para aprender unos de otros y siempre encontrar soluciones creativas a sus problemas.
  • No se dejan vencer por las dificultades o adversidades que siempre salen. Es mas, les gusta fracasar por qué entienden que es la única manera de lograr metas que van mas allá de todo lo que han hecho anteriormente.
  • Prueban, fallan, aprenden, ajustan rumbo, solucionan y vuelven a empezar.
  • El equipo va antes que yo y también se que mi equipo siempre me cubrirá cuando sea necesario.

15349627_1721556678161613_2177350207639085733_nEn fin, un equipo de alto rendimiento es un grupo de seres humanos unidos, comprometidos y determinados a cumplir sus metas. Se ven como hermanos y luchan hombro a hombro para llegar a sus objetivos. No tienen miedo de fracasar y cuando todo esto se logra en un equipo de trabajo, no hay nada que les pueda detener.

Finalmente, la sensación que da pertenecer a un equipo de alto rendimiento, ya sea en el mundo profesional o deportivo, es una cosa fenomenal que se compara con pocas cosas.

Las 5 preguntas que debes responder para tener un 2,015 exitoso

Ya de nuevo es esa época del año en la que todos corremos a pensar en cuales van a ser nuestras resoluciones de año nuevo. Miramos con nostalgia el año que se va y la idea de empezar de nuevo nos llena de ilusión.

Grandes planes, proyectos e ilusiones compiten por nuestra atención. Es en las siguientes 3 a 4 semanas que queremos hacer de todo para un mes después volvernos a sentir abrumados, estresados y sin ganas de salir adelante.

Mas que listar nuestras resoluciones de año nuevo o enumerar todo lo que queremos hacer lo que todos debiéramos estar haciendo es reflexionando sobre que es lo mas importante para cada uno de nosotros. Pensar mucho a un nivel profundo en preguntas como:

¿Que es lo más importante para mi?

¿Que quisiera que existiera en el mundo pero aún no existe y yo puedo hacerlo realidad?

¿Con que personas quiero pasar la mayoría del tiempo?

¿Que verdaderamente me hace feliz?

¿Que cosas realmente no me gusta hacer?

Si cada uno de nosotros responde estas preguntas a conciencia y profundiza en el significado de sus repuestas, les puedo garantizar que todos tendremos un 2,015 sumamente exitoso!

Feliz 2,015 a todos!

Emociones, motivación y resultados

Todo lo que podemos llegar a hacer empieza con algo. Y ese algo es el deseo interno de actuar. Es imposible conseguir mas recursos, aprender mas o empujar con mas fuerza si primero no tenemos las ganas o fuerza interior para hacerlo.

Esta voluntad viene de nuestras emociones, como nos sentimos y que tan motivados estamos. Cada uno de nosotros es diferente y en este plano emocional cada persona tiene «triggers» diferentes. Es de vital importancia poder encontrar primer nuestros «triggers» y luego los de las personas que conforman nuestros equipos.

Debemos aprender a ponernos en contacto con nuestras emociones, nuestros motivadores. Aprender a reconocer que nos prende y que nos da  miedo. Que es aquello que nos despierta las ganas de comernos el mundo y hacer de el un lugar mejor. Al encontrar esto y buscarlo todos los días, seguro empezaremos a obtener mejores resultados.

Una App que te ayudará a ser mas persistente

Estoy convencido que la persistencia es una de las mejores herramientas que tenemos los humanos para mejorar nuestros resultados en cualquier área de nuestras vidas. Como a todas las personas, me cuesta ser persistente, pero en las áreas de mivida en donde lo logro, es evidente que estoy logrando llegar mas lejos.

Creo que la persistencia nos ayuda a darnos cuenta de lo fuertes que en realidad somos. Nos da una sensación de logro y nos dice «en realidad, si quieres algo, lo puedes tener». Nos muestra que sin importar que esté ocurriendo, somos nosotros los encargados de hacer que las cosas sucedan. Y también nos muestra lo poco disciplinados que somos. Lo difícil que es llevar una vida en la cual nosotros tomamos el control de que sucede y que no. Creo que la persistencia nos enseña, desde un lugar muy especial muy adentro, quienes somos en realidad.

Bien, fuera de esa introducción filosófica, les quiero compartir una app para Iphone que se llama Strides. Con un precio de US$3.99 creo que es una gran herramienta para ayudar en el desarrollo de nuevos hábitos, seguimiento de ejercicios de persistencia e incluso en el avance de proyectos profesionales!

Ayuda a darle seguimiento a metas y objetivos por medio de un tablero de resultados, un seguidor de metas, un seguidor de hábitos, un seguidor de promedios y un seguidor de hitos. La aplicación cuenta con recordatorios que te ayudan a ingresar tu avance todos los días y un set de gráficas muy, muy buenas que a un vistazo te ayudan a ver tu progreso.

Recuerda, la persistencia no la hará el App. Tan solo es una herramienta para poder dar un mejor seguimiento. El verdadero poder de la persistencia está en cada uno de nosotros, no nada que se pueda encontrar allá afuera!