Menú Cerrar

Etiqueta: innovación

Crea lo que quieres encontrar

Hay veces que no podemos encontrar algo que queremos. Desesperadamente buscamos algún contenido, un producto en especial o simplemente que nos atiendan de una manera en particular —tan solo para darnos cuenta que lo que buscamos no existe.

Hay dos posibles caminos a tomar cuando lo que estás buscando en el mundo no existe. O aceptas que lo que quieres no existe y sigues tu camino o tú mismo lo empiezas a crear. La segunda opción es una de las más grandes oportunidades de negocio que hay. Usualmente hay muchas otras personas que están buscando lo mismo que nosotros.

Crear lo que queremos encontrar también aplica a realizar pequeños ajustes a los proyectos en los que ya estamos trabajando. Por ejemplo, luego de estar considerando varias maneras de cómo monetizar este blog decidí quitar lo anuncios que se desplegaban en la página y buscar otra solución. ¿Por qué? Porque he buscado tantas veces un sitio web en donde poder leer contenido de calidad que NO me esté bombardeando con publicidad. No lo he podido encontrar. De verdad que detesto la publicidad en los sitios web con todo mi corazón. Decidí así quitar los anuncios de este blog y dejar que el contenido destaque. El resultado es el sitio web con contenido de alta calidad que no bombardea a nadie con publicidad. Justo lo que estaba buscando.

Cuando creamos algo que queremos y que aún no existe, innovamos. Traemos al mundo nuevas ideas y productos que anteriormente no existían. Movemos la civilización hacia adelante y de paso saciamos nuestra necesidad por algo que realmente queremos y nadie nos había ofrecido. Podemos decir que matamos dos pájaros de un tiro.

Mira a tu alrededor y construye el hábito de preguntarte que te gustaría cambiar. ¿Qué quisieras que exista que no puedes encontrar? Escucha tus instintos y no tengas miedo. Respira profundo y empieza a trabajar en materializar lo que aún no has podido encontrar.

Como dijo Ghandi, “sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

El riesgo de innovar

Hacer lo mismo una y otra vez nos hace sentirnos seguros. Crea una rutina y es predecible. Nos mantiene en nuestra zona cómoda y requiere de poco esfuerzo. Hay poco riesgo y la probabilidad de fracasar es muy baja.

Pero está es la razón por la cual muchas veces el mundo se detiene. Es lo que causa que cuando las circunstancias cambian nos cuesta tanto reaccionar. Esa búsqueda de comodidad y falta de voluntad para tomar riesgos y experimentar le resulta muy costosa para la humanidad.

Todo el avance de nuestra civilización ha dependido y siempre dependerá de esas cuantas personas que, cómo bien lo dijo Steve Jobs, son lo suficientemente “locas” como para cambiar el mundo.

Es cierto que no todos tenemos la misma capacidad de innovar o encontrar “la mejor manera” de hacer algo. No todos estamos dispuestos a correr los riegos que innovar conlleva. Lo que sí todos podemos hacer es aplaudir a aquellos que toman los riesgos de innovar y brindarles todo nuestro apoyo para que juntos podamos seguir avanzando hacia adelante.

Por favor no olvidemos que son ellos los que estarán creando el mañana en donde todos los demás queremos vivir.

Como innovar sin descuidar lo que ya tienes

Clayton Christensen de Harvard Business
escribió The Innovator’s Dilemma, un excelente libro que trata a profundidad esta pregunta de como utilizar tus recursos para innovar y construir lo que viene mientras sigues manteniendo y creciendo los productos o servicios que ya tienes y que mantienen tu operación y la innovación de lo otro que quieres construir.

En lo personal he estado jugando mucho con esto y buscando cual es el mejor camino hacia adelante. Algunas de las preguntas con que estoy luchando son:

  • ¿Quienes son las personas para liderar la innovación? La primer reacción acá puede ser: obvio, los mejores a innovar! Sin embargo, el intercambio acá es el siguiente: Si pongo a las mejores personas en innovación, ¿que pasará con los productos actuales? ¿que mensaje se está enviando respecto a los productos que nos dan de comer hoy?
  • ¿Cuanto de mi presupuesto se debe ir a innovación? ¿Cual es el balance ideal para dar un servicio de clase mundial con lo que ya tengo mientras la velocidad de innovación es la necesaria para atender al mercado?
  • ¿Que recursos gerenciales deben asignarse a la innovación? Ver el primer punto para el dilema que se presenta
  • Una pregunta de prioridades. Al momento de tener que escoger entre lo actual o innovar y se deba ser tajante en cuanto a recursos, ¿que se debe escoger?

Se que muchas de estas preguntas se deben atacar caso a caso y dependen mucho de cada situación. La teoría ya la leí en el libro, aquellos de ustedes que tengan experiencia en la vida real, ¿que recomiendan?

Como balancear la innovación y la optimización

Cuando una empresa llega a tener cierto grado de madurez, su enfoque se torna inevitablemente a como hacer que los procesos de producción de sus productos y servicios ya establecidos sean más eficientes y rentables. La razón principal por qué esto ocurre es que para que la empresa haya madurado necesariamente sus productos y servicios existentes ya han tenido cierto nivel de éxito. Tan solo se deben optimizar para lograr mejores resultados. Se busca replicar el éxito ya obtenido como estrategia principal.

Esto causa un problema en cuanto a innovación. La innovación no funciona así. La innovación está muy lejos de centrarse en la optimización y ejecución de procesos de producción ya establecidos. La innovación no se puede basar en éxitos del pasado. La innovación quiere encontrar como PUDIERAN ser las cosas. No busca como hacer lo que ya se hace de una mejor manera. Eso es el trabajo de la optimización.

La innovación debe ser a prueba y error. Esta debe ofrecer soluciones válidas, no soluciones replicables. Las soluciones válidas nunca pueden ser garantizadas o predecibles. Esto es justo lo que hace que muchas empresas tengan tanta dificultad para innovar. La innovación simplemente no es una actividad que de resultados replicables. Por eso es que muchas empresas utilizan más del 90% de sus recursos en optimizar.

Siendo este un tema muy complejo quiero hoy solo tocar la superficie y decir que el balance entre la innovación y la optimización debe empezar con separar los equipos de trabajo a manera de que las personas que estén a cargo de procesos de producción no sean las mismas encargadas de la innovación que son las que deberán resolver los siguientes grandes misterios que la empresa afrontará para lograr seguir seguir camino a un éxito sostenible.

Los Secretos de Innovación de Steve Jobs

Tremenda lectura! Quiero dejar constancia por acá que es el primer «libro de negocios» que leo y anoto completamente en el Kindle.

El libro está escrito en forma de narrativa y aunque se pudiera considerar una biografía de Steve Jobs, es más un profundo estudio de Carmine Gallosobre el proceso de innovación en el ser humano.

Me resulta muy fascinante que mientras pude disfrutar de una narrativa que trata sobre un emprendedor que tanto admiro, también aprendí varias cosas que puedo aplicar en e, trabajo que desempeño. El libro está segmentado en 7 Principios los cuales describo brevemente como una guía por si alguien se siente intrigado por el libro:

  1. Haz lo que amas: En todo momento, para lograr el máximo desempeño las personas deben hacer lo que les apasiona. Sin pasión no puede haber creatividad y sin creatividad no hay pasión. Aunque no siempre se sepa cual es el destino certero, si se sigue lo que dice el corazón, usualmente las cosas resultan bien.
  2. Deja tu marca en el universo: Inspira evangelistas con una gran visión. Las grandes innovaciones requieren de muchas personas para que se puedan convertir de ideas a productos o servicios reales. Es necesario generar grandes visiones para poder alentar a las personas que lo den todo y concretar la innovación. Se les debe inspirar al convenciendolos que pueden dejar una marca en el universo.
  3. Acelera tu cerebro: Es muy importante buscar experiencia nuevas. La innovación no es mas que atar cabos sueltos y generar relaciones entre elementos que usualmente no parecen estar relacionados. El exponerse a situaciones y lugares nuevos ayuda este proceso.
  4. Vende Sueños, no Productos: ¿Cual es la diferencia entre un Apple Store y un Best Buy? Best Buy vende cajas de metal. El Apple Store te ofrece una experiencia de compra. Apple no se ve como un vendedor de tecnología. Ellos se ven como un habilitador que le ofrece herramientas a las personas poder potenciar toda su creatividad. Es sumamente importante ver a los clientes en otra luz.
  5. Dile no a 1,000 cosas: Es tan importante lo que haces como lo que no haces. El diseño muchas veces se mejora al remover elementos. Es importante preguntar ¿por qué? y no ¿como? El caso del Iphone, en lugar de preguntar ¿como mejoramos el teclados en un Smart Phone? se preguntó ¿por qué tienen teclados los Smart Phones? Esta pregunta muchas veces lleva a simples y elegantes diseños. Para poder enfocar los mejores recursos a las cosas mas importantes, se deben ignorar ideas «buenas» que no son las mejores.
  6. Ofrece experiencias maravillosas: En cada proceso que se realice es necesario ir más allá de lo que los clientes esperan. Es necesario tomar en cuenta sus mas íntimas necesidades y prever todo lo que puedan requerir. Los Apple Store cuentan con «Genius» que usualmente saben todo lo que un cliente puede necesitar. Esta idea es tomada de la cadena de Hoteles Marriot y su equipo de bienvenida. Una marca debe ofrecer una experiencia única y no puede tener miedo de incorporar estrategias de otras industrias para lograrlo.
  7. Domina el mensaje: Para poder lograr innovar se deben poder contar historias. Es necesario poder transmitir la visión que se tiene de una manera impactante, colorida e inspiracional para poder contar con el apoyo requerido para materizlizarla. Es necesario poder presentar de una manera extraordinaria para lograr «buy in». ¿Han visto alguna ves un Key Note de Steve Jobs? ¿Se imaginan el poder de convencimiento que ha de mostrar al momento de querer iniciar el desarrollo de un nuevo producto? ¿Quien diría que no?

Cada principio es elaborado en dos capítulos.

Le recomiendo fuertemente este libro a cualquier persona que esté buscando llevar su organización al siguiente nivel y que no quiera encontrarse «siguiendo» a la competencia. Los principios encontrados en e libro NO se limitan, como es mi caso, a empresas de tecnología.

Por mi parte espero contagiar a Patty, Gabriel, Pablo, Sergei y Wilson con estos principios para que juntos logremos revolucionar la industria en la que hemos decidido innovar!