Menú Cerrar

Etiqueta: escribir

El poder de una racha

El miedo a perder algo es usualmente más fuerte que el deseo de ganar. Hoy llevo 45 minutos tratando de decidir sobre qué escribir. Nada de nada. Estoy cansado y con ganas de cerrar la computadora. Hoy no quiero escribir. Pero también tengo miedo.

Tengo miedo a perder la racha que he venido construyendo durante los últimos 29 días. No escribir significa que para volver llegar a donde estoy hoy tendré que trabajar un mes más. No se siente bien.

Hay algo especial en hacer algo todos los días y ver una racha crecer un día a la vez. Se va construyendo un tipo de inercia y un compromiso que no se quiere romper. Se desarrolla un respeto hacia lo que se ha logrado construir. No se quiere perder.

Hay ocasiones en que no se busca darlo todo e ir ganar. Hay ocasiones cuando lo único que se quiere es no perder. Hoy es uno de esos días para mí. Pero no querer perder también se vale. Al final del día no importa por qué se hace algo. Lo importante es hacerlo.

Y después de hacerlo una sensación de logro y bienestar sin duda llegará. Por qué lo hiciste y cumpliste con lo que dijiste que ibas a hacer. Aunque no querías. Aunque lo hiciste por miedo a perder algo.

Este es el poder de las rachas. Te ayudan a no caer en los días difíciles. No te dejan darte por vencido cuando quieres parar. Hacen que detenerte no sea una opción y que continuar sea el camino más fácil.

Este proceso repetido una y otra vez desarrolla fuerza de voluntad y ayuda a construir habilidades y destrezas que requieren constancia, practica y dedicación. Los beneficios son grandes a nivel práctico y personal.

Así que la racha sigue viva y espero que mañana sea un poco más fácil escribir. Por hoy puedo decir misión cumplida. Ya son 29.

Palabras que funcionan

Words that work es el título del libro que terminé de leer hoy. Vale la pena decir que este es el noveno libro que termino en este año.

Escogí leer este libro por qué lo recomendó Matt Mullenweg en un episodio que grabó en Masters of Scale. Mencionó que el libro le ayudó significativamente a mejorar su comunicación por escrito en su empresa Automattic que trabaja 100% remoto con más de 1,2000 empleados. Ellos son los creadores de WordPress.

No puedo negar que el libro me ayudó un poco y pude rescatar algunas «reglas» de cómo escribir mejor pero en general el libro no llenó mis expectativas.

Que aprendí

  • En toda comunicación pero en especial en la comunicación escrita no debes olvidar «no es lo que dices lo que importa, lo que importa es lo que las personas escuchan».
  • Palabras simples son mejores que palabras complejas (rara vez nuestra audiencia es tan educada cómo creemos).
  • Brevedad sobre todo. Menos palabras es mejor que más palabras.
  • Cada palabra es interpretada de manera diferente portada persona que la escucha. Entiende muy bien el «background» de tu audiencia antes de escoger que palabras vas a utilizar.
  • Define un contexto para tu comunicación. Poner a tu audiencia en contexto puede hacer toda la diferencia.

Les dejo este excelente resumen visual creado por David Bakker.

Por qué no me gustó tanto el libro

  • Mucho del contenido está orientado para escribir discursos políticos
  • Creo que el libro aunque propone brevedad es demasiado largo para lo que realmente enseña. Creo que los tips más importante se podían transmitir en no más de 20 páginas.
  • Los ejemplos son muy específicos a una época en particular de la historia y no los sentí muy relevantes.
  • 98% del contenido está basado en la cultura estadounidense

Le doy 3 de 5 estrellas. Si alguien lo quisiera leer igual les comparto el link para que lo puedan comprar en Amazon (Formato Kindle)

Para seguir con el tema de trabajo remoto y mejor comunicación hoy empiezo a leer Remote. Espero en un par de semanas contarles cómo me fue con ese. Tengo expectativas muy altas para ese libro. Hace unos meses leí otro libro del mismo autor que se llama It diesen’t have to be creas at work y me pareció fenomenal. Ese si tiene 5/5 estrellas y lo recomiendo de todo corazón.

Mi experiencia llevando un diario (a mano) durante un mes

¿En que es lo primero que piensas cuando escuchas la palabra diario? Para durante casi toda mi vida mi fue un cuaderno rosado de una niña que está corriendo detrás de su hermano porque el se lo quitó y está amenazando con decirle a sus amigas lo que está ahí escrito.

Ya muchas veces intenté llevar un diario personal. Todas las veces fue un fracaso rotundo. El factor común: todas las veces traté de hacerlo en digital (computadora, iPad, etc.) y todas las veces traté de ser muy estructurado y formal. En mi caso, 2 o 3 días de forzarme a escribir «algo revelador» y luego a dejarlo olvidad. 0 beneficios. Kaput.

Al mismo tiempo empecé a notar que mi esposa todos los días estaba anotando por segundos en una pequeña libreta todos los días. Sin horario fijo ni un gran ritual alrededor de hacerlo. Al día de hoy no tengo idea que escribe ahí pero el tan solo ver la constancia y aparente facilidad de su proceso me llamó mucho la atención.

«Documentar los pequeños detalles de tu vida diaria se convierte en una celebración de quien eres»  

— Carolyn Hamilton

Así que decidí hacer un ultimo intento, aplicar los consejos de Tim Ferriss y muchos de sus invitados en el podcast The Tim Ferriss Show e intentar llevar un diario escrito a mano y sin estructura (algo hasta que hasta este momento yo consideraba un disparate) y ver que pasaba. ¿Que podía perder?

Así que a finales de diciembre compré una simple agenda y me propuse llevar un diario escrito a mano durante todo el mes de enero. Estos fueron mis mas grandes aprendizajes:

  • No tener un plan o estructura a la hora de escribir tu diario permite que todo lo que está abrumando tu subconsciente fluya y después de varias sesiones lo podrás plasmar en el papel sin tener que pensarlo. Esto empieza a dar una sensación de calma y tranquilidad.
  • Algo mágico pasa entre la mente, la mano y el papel. Toda mi vida quise utilizar una computadora o similar para luego poder buscar, taggear, ordenar, etc, mis notas para «nunca olvidarlas». Esta ansiedad desapareció al momento de escribir en papel. Al menos yo, he experimentado una gran satisfacción de saber que ya lo «saqué» de mi y está capturado en el papel.
  • Leer las notas del día anterior permite entender como estuviste operando el día anterior y como manejaste las situaciones del día. Repetir este proceso una y otra vez ha hecho evidente varios patrones de comportamiento que tengo y un panorama bastante completo de como llevo mi vida a nivel diario. Poder ver esto me ha permitido destilar varios aprendizajes puntuales de cosas que quiero mejorar en mi vida.
  • Analizar lo que escribes te permite entender un poco mejor lo que pasa a tu alrededor y ver como las decisiones que tomas afectan tus resultados.
  • No se necesita ser un literario o escribir cosas bien redactadas o coherentes todo el tiempo. Dejar salir lo que tienes en la cabeza sin censura es a la vez liberador y muchas veces muy revelador. No tener CTRL Z (undo) o una manera fácil de corregir ha sido fenomenal y me ha enseñado a estar más tranquilo con mis propias imperfecciones y la naturaleza errática del mundo. Algo que no me sucede cuando escribo acá en el blog.
  • Al final del día, llevar un diario a mano me ha permitido conocerme a mi mismo un poco mejor y poderme ver desde «lejos», casi como un tercero, permitiéndome ver cosas que nunca antes había visto y que ahora puedo empezar a trabajar para seguir construyendo la mejor experiencia de vida que puedo tener.

¿Ustedes llevan un diario? ¿Como lo llevan? ¿Cuales han sido sus experiencias?