Menú Cerrar

Etiqueta: crecimiento personal

3 preguntas mágicas para mejorar cualquier situación

El mundo en el que vivimos es my complejo. No resulta difícil pensar en qué todas las personas del mundo en algún momento u otro afrontan situaciones difíciles. Es muy probable que la mayoría de estas situaciones difíciles involucren otras personas, así que poder tener conversaciones profundas puede resultar muy útil.

Jerry Collona (@jerrycolonna) es un coach ejecutivo y de liderazgo quien fundó reboot.io, la empresa con que ofrece estos servicios al mundo. Jerry propone hacerse las siguientes 3 preguntas al momento de estar en una situación difícil con otra persona.

  1. ¿Qué no estoy diciendo que debe ser dicho? Esta pregunta inicial nos lleva a reflexionar sobre cuál es el miedo que está evitando solucionar la situación. Al poder identificar aquello que sabemos que debemos decir pero no lo estamos haciendo, inmediatamente ya estamos en una mucho mejor posición de poder resolver el problema.
  2. ¿Qué se está diciendo que no estoy escuchando? Para mí, esta pregunta no se debe tomar literal. Creo que se refiere a que está pasando en el mundo o que me están tratando de comunicar que no estoy pudiendo ver. Es cuestionarnos que no estamos viendo / escuchando. Nos invita a prestar más atención y «leer entre líneas» para realmente comprender que es lo que está sucediendo y cual es la causa de raíz del problema que aún no hemos podido identificar.
  3. ¿Qué estoy diciendo que no está siendo escuchado? Similar pero muy diferente a la pregunta anterior. El propósito de esta pregunta es cuestionarnos como estamos transmitiendo información importante y llamarnos a evaluar si la otra personas está recibiendo el mensaje correcto. Nos lleva a evaluar cómo estamos diciendo las cosas y evaluar si las podemos ordenar un poco mejor con el fin de que se entienda todo tal y como pretendemos que se entiendan. Tan complejo que se vuelve el mundo cuando no nos damos a entender o se entiende algo diferente a lo que queríamos!

Jerry hizo una gran entrevista con Tim Ferriss en su podcast. Si les interesa el coaching y aprender más tips similares a estas preguntas pueden escuchar la entrevista completa siguiendo este link: Jerry Colonna — The Coach With the Spider Tattoo (#373)

Obligación o Compromiso

Todos nos hemos sentido “obligados” a hacer algo. Al mismo tiempo, todos nos hemos sentido “comprometidos” a hacer algo. Incluso pudiésemos estar hablando de la misma cosa. Por ejemplo, un día me puedo sentir “obligado” de ir al trabajo y otro día me puedo sentir “comprometido” con ir al trabajo.
He estado pensando mucho en cuál es la diferencia entre compromiso y obligación y que enfoque nos puede ayudar generar mejores resultados en nuestras vidas.

La voluntad humana, alimentada por un compromiso real hacia un objetivo es lo que ha movido a la especie humana hacia sus más grandes logros a lo largo de la historia.

La obligación siempre es hacia afuera

Esta idea de que la obligación viene de afuera es un punto que pareciese ser obvio pero rara vez lo vemos así.
Si tomamos como cierta la idea de que la obligación siempre es hacia algo externo, entonces la preguntas obvia que nos debemos hacer respecto al sentido de obligación es:
Sí me estoy sintiendo obligado, ¿es esto algo que realmente yo quiero hacer por mi propia convicción?
Naturalmente esta pregunta desencadena una serie de reflexiones que son muy importantes de tener al momento de experimentar un sentido de obligación.
El primer paso siempre va a estar en poder estar consientes de que nos estamos sintiendo obligados a hacer algo. Si ni siquiera nos podemos dar cuenta de que nos estamos sintiendo obligados, no hay mucho acerca de lo que podamos reflexionar.
Así que una vez que estamos conscientes de esta sensación de obligación, podemos empezar a reflexionar sobre las siguientes preguntas:

  • Esto que estoy por hacer, ¿está alineado con mis valores?

Este pregunta es extremadamente importante ya que el sentido de obligación nos puede llevar, en muchos casos, a hacer cosas que normalmente no haríamos en otras circunstancias. En algunos casos incluso podemos llegar a bailar con la ilegalidad con tal de satisfacer nuestro sentido de obligación.

  • ¿Hacia quién o que me estoy sintiendo obligado?

Como ya lo mencionamos, la obligación siempre es hacia afuera. Es muy importante poder identificar hacia qué estamos generando el sentido de obligación. Esto usualmente es hacia una persona u organización que identificamos como teniendo autoridad sobre nosotros. Otras veces puede ser una regla impuesta con la que no estamos de acuerdo o simplemente seguimos por conformar con alguien más.

El Compromiso siempre es Interno

Personalmente yo experimento el compromiso como algo mucho más potente e inspirador que la obligación. Creo que esto se debe a que el compromiso nace de una convicción interna de que lo que se está haciendo está alineado con nuestras más profundas creencias de lo que consideramos que es bueno. Esto genera un sentido de propósito muy poderoso.
El compromiso también es algo más poderoso ya que necesariamente está acompañado de un sentido muy fuerte de autonomía. ¿A qué me refiero con esto? Simplemente a que al momento de comprometernos cada uno de nosotros toma la decisión íntimamente personal sostener algo que es importante para nosotros.
Para que un compromiso sea real, el motivador principal que nos lleva a querer hacer todo lo que haga falta para cumplir el cometido no puede ser miedo u obligación.
Este tipo de compromiso es inquebrantable y la fuerza más poderosa en este mundo. La voluntad humana, alimentada por un compromiso real hacia un objetivo es lo que ha movido a la especie humana hacia sus más grandes logros a lo largo de la historia.
Así que, ¿cuales son algunas preguntas clave que nos podemos hacer para evaluar si realmente estamos comprometidos con algo?

  • ¿Pasa mi comodidad personal a segundo plano respecto a el compromiso?
  • ¿Estoy dispuesto a hacer esto independientemente de que piensan otros de mí?
  • ¿Puedo dormir tranquilo en las noches si esto que quiero lograr nunca sucede?
  • ¿Me siento obligado hacia alguien o algo?

Todo lo que aprendí en 24 horas sin teléfono celular

El mundo no terminó y yo no soy tan importante. Y estoy ok con eso.

Ayer entregué mi teléfono para cambiarle la batería. Hoy ya me prestaron un teléfono. Creo que fue la primera vez que pasé tanto tiempo sin teléfono. Estuve muy ansioso todo el tiempo. La verdad que si me preocupo el estado en que pase todo el tiempo. Fue tanta la reacción que tuve que hoy dediqué una buena parte del día a pensar que estaba pasando conmigo.

Compilé que es todo lo que aprendí por que tengo la leve sospecha que no soy el único y creo que esto le puede ayudar a muchas personas.

Esto es lo que aprendí:

  1. El mundo no terminó. Durante as 24 horas tenía la constante sensación que que algo mal iba a pasar. Ya fuera con mi familia o en el trabajo. Y yo no me iba a enterar! No iba a poder reaccionar y ayudar. Esto me llevó a la siguiente conclusión.
  2. No soy tan importante. Al momento de recibir el teléfono prestado lo primero que hice fue instalar Whatsapp, Slack ,etc. Al tenerlos listos vi 3 o 4 chats de los típicos de amigos con fotos y puras tonterías. Estaba realmente esperando cosas «importantes» que hacer. Y ahí fue donde me di cuenta de que estuvo pasando. Estaba ansioso, esperando que hubieran problemas para poder ayudar a solventarlo y sentirme util. Me sentí bastante triste de que no se «necesitar» de mi. Después de todo, mis compañeros de trabajo saben donde contactarme incluso sin teléfono.
  3. Dado esto llegué a la conclusión de que para mi la única función del celular es atender cosas «importantes». De acá que aparte de Pokemon Go que juego con mi hijo, no instalo juegos en mi teléfono. Simplemente no.
  4. Entonces, si el teléfono es solo para cosas importantes, entendí por que cuando llamo a mi esposa y no me contesta me enojo. El teléfono es para cosas importantes. Yo estoy llamando. Ella no contesta el celular (algo importante). Entonces yo no soy tan importante.
  5. El tráfico no es tan malo! Estar en silencio y poder conectar con uno mismo sin ir viendo el celular y escuchando podcasts todo el tiempo es muy valioso.

En resumen, si, tenemos un hábito de estar con un teléfono y conectados todo el tiempo. Puede ser que dejar este hábito cueste un poco. Pero si escarbamos un poco mas siempre hay algo mas profundo. Siempre que hay una incomodidad hay algo que tenemos dentro que hay que trabajar. Esto usualmente se hace evidente cuando estamos incómodos.

Así que que aprendí:

El mundo no depende de mi, no soy tan importante y exponerme a situaciones incómodos como estar desconectado y sin celular 24 horas siempre me va a ayudar a descubrir algo importante de como estoy haciendo el mundo.

La mejor manera de afrontar un momento difícil

Creo que todos hemos pasado por un «momento difícil». Al menos puedo garantizar que yo lo he hecho. Y también he escuchado a muchas otras personas decir que han o están actualmente pasando por uno. Lo que he estado pensando es que, pr lo menos yo, nunca me he definido que es un momento difícil.

Es extraño por qué lo que para mi puede ser difícil, puede ser pan comido para alguien mas. De igual manera, he escuchado a personas comentarme que están pasando por un momento difícil y al analizar la situación a mi no me parece gran cosa.

Esto me lleva a considerar que los momentos difíciles tienen que ver mas con nosotros mismos y nuestras expectativas de como debiera ser la situación que con la situación como tal. La manera de verlo va a lago así:

Algo está sucediendo. Puede o no que en su naturaleza sea destructivo o no. Puede que sea difícil resolverlo o no. Pero el juicio de como nos sentimos al respecto y de como lo queremos afrontar está totalmente bajo nuestro control.

Como dijo Victor Frankl: » Entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio, siempre podemos decidir».

Esta realización, que suena simple pero es lo más poderoso que tiene el ser humano hace toda la diferencia en como afrontamos los momentos «difíciles»

Minecraft y una lección de vida muy importante

Me imagino que al igual que muchos otros papás, recientemente he pasado mucho tiempo jugando Minecraft con mi hijo. El actualmente tiene 6 años y tendrá un año y medio de jugar. Empezó en el iPad y ahora ya juega en PlayStation y computadora…

Adicionalmente a lo mucho que el juego fomenta la creatividad, el fin de semana recibí una lección de clase mundial. Como aquellos de ustedes que jueguen saben, el juego básicamente se puede jugar en uno de dos modos:

  • Modo creativo: en el cual el objetivo principal del juego es construir estructuras ya que desde el principio ya se cuenta con todos lo materiales posibles y nunca mueres
  • Modo de supervivencia: en el cual el objetivo es lograr conseguir todos los materiales, sobrevivir y ganarte todo lo que tienes

Hasta ese día habíamos estado alternando entre ambos modos de juego. Teníamos unos mundos «creativos» y otros mundos de supervivencia. A mi hijo se le ocurrió que empezáramos un mundo en modo creativo y luego de tener todo lo que queríamos nos pasaramos a modo de supervivencia. Luego de estar en modo de supervivencia unos 30 minutos sucedió. El se volvió a mi y me dijo algo así:

«Que aburrido es el modo creativo. Ya tienes todo y no tenes que conseguir y ganarte nada. No hay peligro y no podes perder lo que ya conseguiste. Empecemos otra vez en la era de la madera para que sea mas emocionante.»

Wow. Un reflejo muy exacto de como siento que debiera ser la vida. Una manera muy precisa de entender por qué se siente vienen lograr las cosas por los propio medios y no depender del esfuerzo de los demás para ganarte lo que quieres. Al mismo tiempo el comentario tiene un tinte que muestra como los seres humanos valoramos mas aquello que sabemos que podemos perder y que nos ha costado conseguir.

Gracias por recordarme lo importante que es esto Christian….

Que te está deteniendo: la falta de habilidad o el miedo?

Veo a mi alrededor y cada vez veo mas cursos especializados enfocados en cómo aprender a hacer esto y como mejorar las habilidades que se tienen para hacer aquello. Todos centrados en mejorar la capacidad técnica de las personas.

Mi experiencia ha sido que, aunque las habilidades técnicas (skills) son muy importantes, incluso necesarias, rara vez son lo que están deteniendo el desarrollo / avance de una persona. Esto aplica para cualquier área de su vida. Lo que yo mismo he experimentado, y lo he visto ya en cientos de personas, es que las limitaciones casi siempre son emocionales y muy relacionadas al miedo.

Ejemplifico con una historia de una persona que conozco.

Ella es una persona que la gusta mucho nadar. De hecho, tiene mas de 4 años de entrenar formalmente varias veces por semana en una piscina que está por acá cerca. Un entreno promedio puede estar entre 1,600 – 2,000 metros. Es bastante.

Esta persona decidió inscribirse en un mini-triatlón como parte de un equipo y hacer el tramo de la natación. Tan solo 400 metros. Pan comido, ¿no? Pues la realidad es que no. Aunque ella tenía toda la habilidad técnica para nadar esta corta distancia se retiró a los 25 metros. ¿Por qué? La competencia era en un lago, agua abierta. No había corriente ni olas. Simplemente era agua abierta y el agua estaba tan transparente que se podía ver el fondo. Sintió miedo e incapacidad de seguir adelante.

¿Que tal si no necesitamos como aprender a hacer MAS cosas? ¿Que tal si todo lo que necesitamos para potenciarnos es entender nuestras emociones y miedos para hacer lo que ya sabemos que debemos hacer?

Si quieres saber mas de como lograrlo, deja un comentario con tu correo.

Contando historias tan solo para sobrevivir

Ya varias veces había escuchado que uno de los factores determinantes que han permitido la evolución de los seres humanos fue la habilidad de transmitir el conocimiento por medio de contar historias. También he notado la fuerte correlación que hay entre líderes visionarios muy exitosos y su habilidad de contar historias (Steve Jobs, Jef Bezos, Elon Musk, George Washington, Winston Churchill, etc.)

Todo esto me hace sentido, más aún con lo que escuché de Brene Brown en una entrevista que hizo en el Virgin Podcast. Su argumento va algo así: Cuando algo nos ocurre, el cerebro trata de entender que fue lo que ocurrió. Si no entendemos que pasa a nuestro alrededor nos sentimos en peligro. Si lo podemos entender, entonces nos sentimos seguros. Siempre nos queremos sentir cómodos y seguros. Este es el mecanismo de supervivencia que nuestro cerebro utiliza.

Claro, nuestro cuerpo se quiere mantener vivo. Entonces que hace el cuerpo cuando el cerebro crea una historia? Lo premia liberando químicos que generan ciertas emociones! Químicos que nos hacen sentir bien. Y acá está el punto. El cuerpo solo se quiere sentir bien. No le importa si la historia es real o no. Es decir, cuando algo sucede, usualmente vamos a buscar la historia que mas fácil sea para nosotros aceptar con tal de sentirnos seguros.

Esta es la razón de por qué culpamos y no asumimos nuestras responsabilidades. Esto es por qué nos inventamos historias sobre nosotros mismos y por qué hicimos o no hicimos algo. Nuestro cuerpo nunca va a validar que la historia real. El tan solo quiere una historia. Es por eso que está en nosotros resistir esas emociones incómodas que sentimos cuando fallamos y desglosar la historia para encontrar la verdad.

Como bien lo menciona Brene en la entrevista, aquel que puede estar más incómodo, es el que más rápido próspera.

Escucha la entrevista completa acá.

La verdadera razón para medir el desempeño de un equipo

No se si esto les suceda a ustedes pero cuando yo pienso en que se va a medir mi desempeño regreso a mi época en el colegio y el pavor que le tenía a los días de examen. Mi experiencia me dice que no soy solo yo el que tiene esta reacción ha ser evaluado. Parece ser una reacción muy común.

Pareciese ser que en muchas instituciones, desde los colegios hasta empresas transnacionales la evaluación del rendimiento se utiliza para hacer obvio lo que una persona aún no puede hacer y aplicar algún tipo de sanción en su contra. Estas sanciones pueden ir desde una burla pública por no saber algo hasta la perdida de un empleo. Esto no tiene por qué ser así. Y aunque estoy consciente de lo difícil que puede ser cambiar un paradigma tan arraigado como este, quiero intentar rescatar la evaluación del desempeño como algo digno, e incluso elemental para la el avance de una empresa.

  1. Sin evaluarte de una manera objetiva y constante no tienes manera de saber donde estás. ¿Como puedes saber cual es tu siguiente paso para no fracasar la próxima vez? ¿Como encontrar el siguiente libro que debes leer si no sabes lo que no sabes? etc. Una evaluación tan solo marca el límite de lo que podemos hacer ahora y nos indica los recursos faltantes para poder lograr mas en el futuro.
  2. Una evaluación bien hecha te certifica como capaz de hacer algo de manera consistente y efectiva. No se ustedes, pero yo no dejaría que un cirujano me operará sin ser un médico certificado. Y, ¿como se certificó este cirujano? Realizando una serie de evaluaciones de desempeño objetivas que lo acreditan como médico.
  3. Los seres humanos queremos superarnos y progresar por naturaleza. Es parte de nuestro ser. No hay sentimiento mas deprimente que sentirse «atascado» y que no hemos crecido. ¿Que diferencia hay entre no percibir progreso y sentirse atascado y evaluarte para saber si estas mejorando? Correcto. No hay mucha diferencia.

En resumen, creo que es natural tener miedo ha ser medido. No es algo a lo que estamos acostumbrados y hay much connotación negativa a este concepto. Es importante notar que si la intención de medir el desempeño de alguien es ayudarlo a crecer y superar sus limitaciones actuales se tendrán buenos resultados. Si la intención de la medición es castigar o impedir el progreso de la persona, vamos por mal camino.

No debemos olvidar que el fracaso y los errores son la manera en que aprendemos y aprender no es mas que tomar una experiencia que vivimos y reconocer que tan bien o mal lo hicimos (evaluar desempeño) para poderlo hacer mejor la próxima vez.

Mide el desempeño de tu equipo para ayudarlo a crecer!

Como realmente motivarte. Construye visión

Hay tantos libros de autoayuda. La palabra motivación aparece hasta en la sopa. Creo que de alguna manera hemos perdido el norte y el verdadero valor de lo que estar motivado significa. Creo que lo estamos confundiendo con amanecer de buenas o la sensación efímera que tenemos cuando las cosas salen como queremos.

Creo que la motivación nace de tener una visión clara y contundente de como queremos que sean las cosas. Al igual que las ideas vienen de las personas, la motivación viene de la visión. Y justo este es el punto. Estamos, creo yo, viviendo en un mundo donde el valor mas alto es querer sentirnos bien. Es decir, estar motivados. Buscamos la motivación com un fin. Tan solo queremos estar motivados para sentirnos bien.

Esto no es así. La motivación no es un fin. Tan solo es el medio. Y es un medio que cuando es aplicado como se debe no siempre se siente bien. La motivación es una poderosa herramienta que utilizamos los seres humanos para materializar nuestros sueños (visión). Es muy difícil sentirnos motivados solo por qué si. Antes, de entrar en este estado es imprescindible que nazca la ilusión de ese mundo mejor. De como pueden ser nuestras vidas  si tan solo logramos nuestro objetivo. Sin visión no existe la motivación.

Este tren de pensamientos es lo que me ha llevado a estar meditando ya por mas de un año. He encontrado que tomarme 20 minutos al día en estar presente conmigo y conectarme con lo que realmente quiero aumenta mi motivación. Y si, esto no siempre se siente bien pero al final del día, ese no es el objetivo. El objetivo es construir poco a poco, y con mucha perseverancia,  la vida con que siempre he soñado.

Como resolver las crisis o problemas sin usar el miedo

Por momentos me impresiona lo mucho que los seres humanos utilizamos el miedo para lograr las cosas que queremos. En especial, lo hacemos mucho cuando nos vemos ante un problema o lo que muchas personas describirían como una «crisis».

Estando al tanto de lo mucho que yo mismo utilizo el miedo como motivador y, al mismo tiempo reconociendo lo desgastante y poco sostenible que es esta estrategia, estoy haciendo un empuje bastante fuerte en Interactúa para cambiar este patrón de conducta.

Lo primero que se debe hacer cuando se quiere cambiar un comportamiento es entender de donde viene. Creo que el caso de utilizar el miedo como motivador es bastante simple. No hace falta mas que ver como estamos criando a los niños y dar un vistazo a como funciona el sistema educativo. Prácticamente la motivación con que muchos de nosotros crecimos y muchos niños actualmente están creciendo es: «evitar el dolor».

i.e. Voy a sacar buenas notas para que mis papás no me regañen / castiguen, voy a colaborar en clase para que la profesora no se enoje conmigo, voy a ordenar mi cuarto para que mi mamá no se oponga a que salga el fin de semana, etc.

Siempre hay dos maneras de ver las cosas. De una manera positiva o una manera negativa. Muchos de nosotros hemos crecido viendo las cosas de una manera en la cual lo primero que nos preguntamos es  ¿que pasa si no hago o logro esto? Si la respuesta es algo que no nos gusta, pues entonces nos movemos.

Ahora bien, que pasaría si todo viéramos el mundo de una manera distinta. Que tal si lo primero que nos preguntáramos al tener una decisión enfrente fuera, ¿como sería mi vida si logro esto? ¿en que tipo de persona me convertiré si sobrepaso este obstáculo? ¿que clase de ser humano quiero ser? ¿cómo se impactará al mundo si hago lo correcto en lugar de lo cómodo, no por qué tengo miedo sino por que esto es algo importante para mi?

Día tras día veo que los problemas se resuelven y las cosas medio marchan hacia adelante. Pero todo esto se da a cambio de un precio muy alto: la tranquilidad de las personas que viven en constante miedo de que pueden perder si algo sale «mal».

Me pregunto hoy, ¿que hará falta en mi y en todos nosotros para que podamos cambiar todas aquellas cosas que no están bien por qué queremos un mundo mejor y no por qué nos cagamos del miedo? ¿Quizás empezar por entender que es lo importante para nosotros sea un buen punto de partida?