Menú Cerrar

Etiqueta: idealismo

Que lo correcto se vuelva fácil

“Todo lo que es rico hace mal” dice la gente por ahí. La verdad es que usualmente lo placentero y lo fácil en el momento resulta, de alguna manera u otra, dañino en el mediano y largo plazo.

Lo contrario también es cierto. Lo que en el momento es incómodo, requiere de esfuerzo y es difícil de hacer pagará dividendos en el futuro.

Esta realidad nos pone en un predicamento muy complicado. Lo único que podemos experimentar en nuestros cuerpos es lo que está ocurriendo ahora (ya sea algo placentero o algo incómodo). Por el otro lado, el efecto futuro de lo que estamos experimentando ahora tan solo los podemos imaginar. No es tan real y no lo podemos “sentir”.

Por ejemplo, quiero mejorar mi salud y decido ponerme a dieta. Pero ahora estoy en una fiesta de cumpleaños y tengo un delicioso pedazo de pastel de chocolate enfrente. El olor del pastel y la reacción de todos mis sentidos entran en competencia con el ideal intangible de querer estar saludable. Usualmente ganan los impulsos físicos del momento —la comodidad y el placer. Me como el pedazo de pastel.

Es por esto que es extremadamente importante que logremos construir un compromiso muy fuerte con los ideales que queremos sostener en nuestras vidas. Es vital poder cristalizar esa visión de el tipo de personas que queremos de ser. En el momento que el compromiso con esos ideales pesa más que los impulsos físicos del momento, hemos ganado. Entonces, y solo entonces, lo correcto se volverá lo fácil de hacer.

Valentía

La valentía necesita de un ideal. Lo que unos perciben como valentía, para otros es tan solo el siguiente paso en el camino a concretar su visión.

La valentía viene del deseo de luchar por algo más grande que uno mismo. De saber que la única manera de llegar a la cima es venciendo al miedo. La valentía no es la ausencia de miedo, es la presencia de motivación.

Mientras más ideales tenga una persona por qué luchar, más fuerte será su incentivo para vencer el miedo —será más valiente. La valentía no es más que cambiar el miedo por el deseo de triunfar.

Un nuevo mundo que quiere nacer

Por momentos he podido ver un mundo mejor, un mundo mas humano.

Por las noches cuando duermo, no solo lo veo, lo siento, casi lo puedo acariciar.

Es un mundo frágil, un mundo donde no existe la maldad. Es un mundo por el que hoy quiero luchar.

Este paraíso a donde por momentos viajo con mi imaginación puede ser real.

Está dentro de mi, gritando, clamando por salir.

Como aquel injusto prisionero que lleva decenas de años sin ver la luz, quiere ser libre, quiere volver a existir.

Este mundo es noble, virtuoso y agradecido. Está esperando por un poco de ayuda para poder nacer.

Cierro los ojos y pienso en el.  Pienso en mi mundo de cristal.

Y hoy desde la distancia no puedo dejar de pensar en un mejor regalo que entregarle a mi hijo que un mejor mundo en el cual vivir.