Menú Cerrar

Etiqueta: cuerpo

Mente o cuerpo? pruebas de quien realmente manda

Hace frío, es temprano en la mañana y está obscuro. Dijiste que ibas a salir a correr. En este momento el cuerpo está cómodo y no quiere salir. Empujas, usas tu fuerza de voluntad y finalmente sales.

Sientes el frío en las manos y en el resto del cuerpo. Igual, sigues adelante y empiezas a correr. Después de unos  2 kilómetros ya no sientes frío. ¿Por qué? Los latidos de tu corazón, tu respiración, etc. han naturalmente calentado tu cuerpo. Ya estás bien aunque no estás en tu cama. Tu cuerpo tiene la habilidad de mantenerte bien en condiciones que muchas veces no crees posibles.

Pero, quien causó todo esto. La mente y la decisión de salir. El cuerpo puede lograr cosas maravillosas, y en muchos casos, casi que milagrosas. Sin embargo, el cuerpo nunca las hará sin que la decisión sea tomada por la mente. Nuestra determinación lo es todo.

De igual manera sucede con el miedo. El miedo es una sensación visceral. Muchas veces tu cuerpo te grita con todas sus fuerzas que no hagas algo (como salir a correr en el frío) pero es tu mente la que debe tomar las riendas. Al igual que el cuerpo se caliente cuando corres en el frío, la sensación del miedo desaparece cuando te convences que estás haciendo lo correcto.

Así que tu vida puede ser controlada por tu cuerpo o por tu mente. Tu escoges. Mi experiencia es que mientras mas entiendo mis pensamiento y mis emociones, mejor control tengo sobre mi cuerpo y su constante necedad de estar cómodo. Esto me está dando mejores resultados!

La conexión mente – cuerpo y por qué no aplicamos todo lo que aprendemos

Durante años me ha dado vueltas en la cabeza la pregunta, si leo tanto y se tanto, ¿pr qué no tengo los resultados que quiero? Entiendo el material, lo puedo racionalizar y sin embargo, no lo aplico, lo aplico mal o simplemente evado hacer lo que tengo que hacer.

Este es un tema complicado en el cual seguro se puede profundizar mucho. Pero también se pueden lograr rescatar 3 ideas principales de por qué nos sucede esto.

  1. La mente no opera en el vació. Está conectada al  cuerpo. Puede ser que la mente logre comprender un texto, idea o concepto. También puede ser que aplicar lo aprendido requiera de vencer algún temor o reacción emocional que se manifiesta en el cuerpo. Si la emoción no le permite a la mente actuar, de nada sirve el conocimiento.
  2. No queremos pagar el precio que cuesta lograr algo. Tenemos el conocimiento y tenemos muy presente la ilusión de lograr el resultado y obtener lo que queremos. Luego llega la el momento de ejecutar y encontramos dificultades. El precio de dejar la comodidad para hacer lo que sabemos que tenemos que hacer es mayor que los deseos de cumplir el objetivo. De nada sirve el conocimiento.
  3. Miedo a fracasar. Esta idea es un subset de lo que mencioné en el punto 1. Desde pequeños se burlan de nosotros por equivocarnos, nos regañan si fallamos y hasta «perdemos un año» de colegio si los fallos son suficientes. Esto crea una reacción emocional muy fuerte en contra de intentar cosas nuevas. Podemos aprender mucho pero si tenemos miedo de aplicarlo en síntesis para descubrir cosas nuevas, de nada sirve el conocimiento.