Menú Cerrar

Categoría: reflexión

Dave Morin en Guatemala, un desastre

Este pasado lunes 28 de Junio se presentó Dave Morin acá en Guatemala. Desde que vi las entradas me entusiasme mucho y con un compañero de trabajo compramos las entradas. Una valor de alrededor U.S.$ 50.00 cada una.

Debido al giro de negocios en que estamos vimos esto mas como una oportunidad y una inversión que nos ayudaría a crecer nuestros proyectos y la empresa. Este no fue el caso.

Toda la publicidad giraba en torno a la idea de «Conferencia de alto nivel, Dave Morin». La idea era que se presentarían temas relacionados con el máximo aprovechamiento de la plataforma de Facebook tanto por desarrolladores como aquellos interesados en mercadeo en redes sociales. Lo poco que se presentó giró en torno a lo básico que un usuario personal de Facebook debe hacer para crear su perfil y buscar a sus amigos.

Cito la página del productor en donde se disculpan por el «malentendido»:

«Show Business al igual que ustedes, fue víctima de mala información. Ya que, la agencia a la que se contrato la conferencia del Sr. Morin fue clara en indicar que estos serian los temas a tratar, es por eso que nosotros lo anunciamos de esta forma.»

En fin, ni siquiera alcanzó el enlace de Internet para mostrar un video que estaba online. Aún más frustración.

Hoy por hoy tengo sentimientos encontrados ya que me acabo de enterar que se estará devolviendo el dinero. Estoy feliz por eso. Pero también estoy triste al analizar el conformismo de nosotros, me incluyo, los guatemaltecos.

Todos estábamos murmurando que mal iba todo. Los susurros de «nos estafaron» estaban a la orden del día. Hasta que en el momento de preguntas y respuestas una persona proveniente de España tomo el microfono y dijo abiertamente a los organizadores y al conferencista lo que todos nosotros nos habíamos guardado para nosotros mismos.

Debemos cambiar nuestra cultura y para lograr esto cada uno de nosotros debe cambiarse a si mismo. El conformismo está mal. Nos mata las ilusiones y nos trunca los sueños. Debemos aprender a ser más exigentes, con nosotros mismos y con los demás. Tal vez de esta manera la próxima vez piensen dos veces antes de darnos «gato por liebre».

Un emprendedor es….

Es un hecho que la palabra emprendedor se tira de acá para allá todos los días. Yo mismo lo he hecho. Hace alrededor de un año empecé a trabajar con un grupo de emprendedores de verdad. Pero, la verdad es subjetiva. ¿Que considero un emprendedor de verdad?

Lo he pensado bastante y siempre me ha resultado difícil aterrizarlo. Esto hasta hace un par de semanas que tuve la oportunidad de acompañar a un amigo que me está enseñando mucho sobre el tema a presentar en un foro de emprendedores.

Me gustó mucho lo que dijo: Un emprendedor no es más que alguien que tiene el coraje de convertir sus sueños en realidad. Me parece tan directo, asertivo y acertado que me preguntó por qué son necesarios tantos libros sobre el tema. Claro, es necesario tener material específico de como lograr manejar empresas, entender finanzas, conseguir capital, etc. Pero esto en ningún momento es emprendimiento. Es administración, gerencia o como se le quiera llamar. Un emprenedor es aquel que hace sus sueños realidad.

All men dream; but not equally. Those who dream by night in the dusty recesses of their minds Awake to find that it was vanity; But the dreamers of day are dangerous men. That they may act their dreams with open eyes to make it possible».

T.E. lawrence

¿Cual es el valor de los cementerios para la humanidad?

Recientemente algunos científicos han estado analizando toda la tierra con el fin de encontrar los puntos más valiosos en todo el planeta. Se han utilizado las más modernas técnicas satelitales para identificar los repositorios de materiales preciosos más abundantes del globo. El deseo de poder encontrar toda esta riqueza natural ha costado millones de millones de dólares y sin embargo creo que estas personas no están buscando en el lugar correcto. Deben dirigir sus esfuerzos hacia los cementerios.

¿Cómo así? Es simple. Creo que si nos tomamos la molestia de cuantificar el valor de las ideas y todo el potencial de las personas que se han ido a la tumba sin jamás realizarlos, encontraríamos una valor,una riqueza y un potencial de aporte hacia la humanidad de incalculables proporciones.

Nunca dejes de preguntar, te sorprenderás cuando la gente empiece a decir que si.

Nunca calles.Tus ideas valen mucho. Hazlas realidad.
Y finalmente nunca temas. Vive tu mejor vida y no entierres con tu cuerpo todo lo que tienes que ofrecer al mundo. Tu valor como ser humano es infinito, no lo menosprecies.

Lo que se hace y lo que no se hace

Tantas veces escucho que las personas fracasan por lo que no hacen que ya casi me lo empiezo a creer. Sin embargo, la reflexión al respecto ha llegado un poco más allá y la experiencia tampoco puede ser ignorada.

Estoy convencido que la mayoría de fracasos se deben a hacer algo no debido. Acaso, ¿para hacer algo nuevo no se debe dejar de hacer algo que ya se está haciendo? Creo que a esto le podemos llamar enfoque. ¿Por qué es tan difícil enfocar toda la energía en lo que se sabe que se debe hacer? ¿Por qué siempre estamos buscando «algo más»?

En la cultura actual la idea de no dejar pasar las oportunidades ha tomado un rumbo algo tergiversado y se interpreta como «haz lo que sea que te pueda dar algo de regreso sin importar descuidar lo que ya tienes ahora sin importar que este nuevo algo pasajero». Esto se debe a que todo lo hacemos sin en realidad pensar para qué lo hacemos.

Esto se puede volver un ciclo muy nocivo que puede destruir a una persona. Me refiero al hecho de emprender cualquier actividad ya sea por costumbre, rutina, complacencia ajena o simple aceptación cultural. Esto no puede ser. Cada decisión de hacer algo nuevo que se tome se debe justificar con una meditación profunda que indique si la actividad o proyecto que se desea emprender estará acercando a la persona a su objetivo final (ser feliz?).

Para mi está muy claro. Debo estar muy consciente de que elijo hacer y que no hacer. No soy de las personas que no hacen. Este no es mi problema. Mi problema es que siempre quiero hacer demasiado.

Tan solo debo mejorar mi enfoque, meditar más a fondo y ejercitar una mayor disciplina para canalizar todo lo que soy directo a las actividades que en realidad están alineadas con lo que conscientemente se que quiero hacer.

Tu, ¿haces o no haces? ¿Cual es tú debilidad?

La importancia de las decisiones en la vida

Es innegable el hecho de que toda persona está hoy donde está por decisiones que tomó anteriormente. De cierta manera, las decisiones que se toman son el factor determinante de lo que logramos — o no — en la vida.

Todos tienen la libertad de decidir si se levantan a trabajar o se quedan «otro ratito más». Todos tienen la libertad de decidir si se informan adecuadamente para cada vez tomar mejores decisiones. Es en esto que me quiero centrar.

Cada instante que pasa trae consigo nueva información respecto a lo que está pasando en el entorno relevante a cada persona. Es necesario elegir estar alerta y analizar esta información para poder, en cada instante, tomar la decisión más efectiva. ¿Cual es la decisión más efectiva? Eso es cuestión de cada uno.

La cantidad de decisiones  y la importancia de cada una de ellas varia de persona a persona y de día a día. Lo que no varia es que la habilidad de tomar la decisión acertada es una destreza que por si sola puede determinar la calidad de vida de una persona.

El tener que tomar decisiones importantes pone a las personas nerviosas. Las pone ansiosas e inquietas. ¿A que se debe esto? A que se sabe claramente el impacto, ya sea positivo o negativo, que una decisión puede tener en la vida de una persona. No es un secreto que en lugar de experimentar ese rechazo natural a enfrentar decisiones, las personas más exitosas eligen analizar cada instante, sus oportunidades y posibilidades con el fin de siempre tomar la mejor decisión posible.

¿Así que cual es la importancia de las decisiones en la vida? Lo son todo. Decide bien!

Para ti, ¿Cuales son las decisiones más importantes que una persona puede tomar?

La Crísis Según Einstein

En estos tiempos que la palabra «Crisis» está siendo tirada de un lado a otro considero muy conveniente tomar un tiempo fuera y refrescarnos con los pensamientos al respecto de una de las personas más inteligentes que ha caminado sobre este planeta. Albert Einstein.

«No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. 

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. 
El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.» 

 
Albert Einstein

¿Que es lo que te define?

Pensando bastante en la cultura, la sociedad y su desarrollo a través del tiempo. ¿Por qué hacemos lo que hacemos y de donde viene este comportamiento? Hay una infinidad de factores  biológicos, psicológicos, etc.

Uno de los aspectos más interesantes es el vínculo entre la economía y la cultura. ¿Se han puesto a pensar que tan solo 100 años atrás casi toda la producción de bienes era de tipo artesanal? Negocios familiares en realidad muy especializados.

Con el transcurso del tiempo, esta producción se ha industrializado, los precios han bajado y estos bienes se han vuelto más accesibles para una mayor parte de la población. Este fenómeno ha redefinido la cultura y la sociedad.

¿A donde voy con esto? ¿Como afecta esto la cultura y siendo más específico, como afecta la manera en que una persona se define a sí misma? 100 años atrás las personas se definían por lo que producían, no lo que consumían. Es decir, la identificación y la proyección de la persona hacia la sociedad estaban basadas en lo que esa persona «era», Lo que sabía hacer. En su esencia. En sus talentos.

Esto ha cambiado (para bien o para mal — en realidad no sé) y se ha ido transformando poco a poco en una identificación basada en el «que tengo». En lo que puedo adquirir. Las personas hoy por hoy nos definimos y proyectamos por lo que tenemos. Así es. Las personas usualmente identificamos a otra persona más por el carro que tiene que por sus talentos innatos.

A tí que te define: ¿Lo que produces o lo que consumes? ¿Que será mejor?

¿Qué es un comportamiento normal?

Todos los proyectos que existen son realizados por personas. El resultado de estos proyectos depende tan solo de una cosa: el comportamiento de las personas involucradas en el proyecto. Nada más. Lo he visto muy de cerca una y otra vez.

Por esta razón he dedicado una cantidad de tiempo considerable al estudio del comportamiento de las personas. Tanto así que hace poco acabé de escuchar un curso de desviación social. Es de aquí que saco el siguiente punto de vista respecto a que es un comportamiento normal y por qué el comportamiento colectivo es tan importante para una organización.

Imagina que vas con un niño de entre 3 y 4 años a una tienda. Estas parado en la caja y el niño toma un chocolate sin «pagarlo». Claro que este no es un comportamiento adecuado. Es robo. Ahora, imagina la misma tienda. Pero ahora no estas tu con el niño y no hay cajero. Tan solo hay 45 niños de la misma edad. mmmm. El niño que no tome los chocolates se estará comportando de una manera «anormal». No encaja con el resto.

Claramente podemos ver que la normalidad o adecuación del comportamiento no está en el comportamiento en sí. Está en la percepción del colectivo hacia ese comportamiento.

Es por esta razón que en el arte de manejo de personal y en la gestión de cualquier tipo de organización es tan importante definir el comportamiento global que se espera de todos y fijar una cultura organizacional adecuada. De lo contrario el comportamiento que se obtendrá de los individuos será aquel que es aceptado por el colectivo sin importar las consecuencias que esto tenga para la organización.